Exigirán nuevos requisitos a las hipotecas

Canadá restringe el acceso a la vivienda para prevenir "burbuja" inmobiliaria

Las autoridades canadienses anunciaron hoy un aumento de las restricciones del mercado inmobiliario ante el temor de que los bajos tipos de interés actuales generen inestabilidad en los próximos meses.

El ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty, dijo hoy que el mercado inmobiliario canadiense "es saludable", pero reconoció que "una lección clave de la crisis financiera global es que una acción política temprana puede ayudar a prevenir el desarrollo de tendencias negativas".

Flaherty dijo que, a partir de abril, las autoridades exigirán tres nuevos requisitos a las hipotecas respaldadas por el Estado canadiense. En primer lugar, los solicitantes de hipotecas tendrán que cumplir una serie de estándares para poder acceder a hipotecas fijas a cinco años, una medida tomada en preparación de una futura subida de los tipos de interés.

Además, Ottawa ha reducido del 95 al 90% la cantidad máxima que se puede refinanciar, lo que el Gobierno considera reducirá la utilización de las viviendas para respaldar gasto.

En tercer lugar, exigirá una entrada del 20% a aquellos que compren una vivienda como inversión, en un intento de reducir la especulación.

Flaherty insistió en que "no hay señales de una burbuja inmobiliaria" y que las nuevas reglas anunciadas hoy son una medida "proactiva".

Los tipos de interés se encuentra en su punto histórico más bajo. El Banco de Canadá fijó hace meses el tipo de interés interbancario en el 0,25% y el de descuento en el 0,5%, y ha asegurado que los mantendrá en estos niveles al menos hasta la segunda mitad del año.

A partir del segundo semestre, los analistas prevén que el Banco de Canadá se verá obligado a aumentar los tipos, lo que automáticamente tendrá repercusiones al alza en los créditos hipotecarios que ofrecen las instituciones bancarias del país.

A pesar de la crisis económica del 2009, el mercado inmobiliario en las principales ciudades del país se ha mantenido fuerte y en ciudades como Toronto, la mayor ciudad del país, los precios de las viviendas se encuentran en cifras récord.

La Asociación Inmobiliaria Canadiense ha señalado que este año el mercado crecerá 1,2% y el número de transacciones superará el récord establecido en el 2007. La asociación calcula que el precio de venta en el sector aumentará este año un 5,4%.