Fusión

Caja Duero y Caja España acercan posturas con los sindicatos pero sin un acuerdo aún

Caja Duero y Caja España han aproximado hoy sus posturas con los sindicatos, aunque todavía no se ha producido un acuerdo laboral previo a la fusión de ambas entidades, han informado a Efe fuentes de la patronal y de las organizaciones sindicales.

Una reunión celebrada hoy en Madrid durante casi siete horas ha servido para que las dos cajas avancen hacia las posturas sindicales, aunque en algunos aspectos "siguen a años luz", según fuentes de los sindicatos, por lo que se ha decidido continuar el próximo jueves con las negociaciones.

La falta de un acuerdo laboral previo a la fusión de Caja Duero y Caja España ha radicado en una "diferencia" de aspectos concretos, más que globales, ya que, según las fuentes, las dos entidades se han acercado a los sindicatos.

Así, antes de las reunión de hoy las principales diferencias se centraban en conceptos como los relativos a las prejubilaciones, a la movilidad geográfica y la homologación de puestos de trabajo.

Fuentes empresariales han explicado que "se ha dado un paso importante hacia delante ya que se han acercado posiciones", sobre todo en "una concreción de propuestas". Sin embargo, este optimismo no era refrendado por fuentes de UGT, ya que han indicado que los "avances han sido los justos" y han insistido en exigir documentos por escrito para "adelantar" en las negociaciones.

Las dos partes coinciden en que ya se han producido avances en asuntos como las prejubilaciones o la homologación salarial entre todos los trabajadores de la futura caja, aunque UGT ha preferido esperar al documento que les envíe la patronal para determinar si "avanzan hacia donde los trabajadores quieren".

Fuentes empresariales han indicado que en el apartado de la homologación de sueldos para los mismos trabajos las dos cajas han accedido a "homologar colectivos y que se llegue a la mayoría de los trabajadores, aunque siempre se dará prioridad a los que menos cobren".

Sin embargo, UGT exige "más generosidad" por parte de las empresas, ya que los empleados "no son los culpables de una situación como ésta, que no han creado".

En cuanto a las prejubilaciones, las dos cajas están dispuestas a subir el porcentaje de las cantidades a percibir por los empleados que tengan 55 años a 31 de diciembre de 2009.

Así, las empresas han ofrecido hoy un 90 y 80%, en función del sueldo base y de los complementos, cuando hasta ahora la oferta era del 80 y 70 por ciento para los mismos conceptos.

Respecto a la movilidad, el borrador con el que se ha trabajado hasta ahora indicaba que "será voluntaria para el trabajador tanto si es derivada de cierre de oficinas, reorganización de servicios centrales, prejubilaciones o cualquier otra circunstancia".

Desde hoy las cajas ya empiezan a aceptar la posibilidad de que en el supuesto de que, por "causas obligadas" haya movilidad geográfica, este cambio será recompensado con "ayudas económicas y medidas para la conciliación de la vida laboral y familiar", según fuentes de las empresas.

Las diferencias entre las partes para cerrar el acuerdo laboral comienzan a ser "salvables", según fuentes sindicales, y se confía, desde las empresas, en que el próximo jueves se dé un paso "de gigantes" para cerrar la mesa laboral.

Ahora bien, las cajas ya han advertido de que no habrá una aportación mayor de los 230 millones de euros para la reestructuración laboral de la futura caja, ya que es una cantidad que recoge el Plan de Negocio.