Lo más complicado es "la adaptación legislativa"

Valoradores inmobiliarios, Albania os necesita

El país contrata a dos expertos españoles para fijar normas de valoración urbanística

El sistema comunista que se sostuvo en Albania hasta principios de los años noventa aisló aún más a este pequeño país de entre tres y cuatro millones de habitantes rodeado de montañas. A una hora en avión desde Roma, Albania es un país extraño para la mayoría de ciudadanos de la UE.

Por eso cuando Miguel Ruiz-Valdepeñas y Pelayo Goizueta, socios fundadores de la consultora española Advantas, fueron contratados por el país para fijar normas de valoración urbanística, "nuestros colegas nos dijeron que si estábamos locos", comentan en su oficina en Madrid.

Miguel Ruiz-Valdepeñas y Pelayo Goizueta coincidieron en la consultora inmobiliaria Aguirre Newman. El pasado año decidieron independizarse y crear la consultora Advantas. "Cuando estábamos en ello IFC organismo dependiente del Banco Mundial que fomenta la inversión en países en desarrollo sacó un concurso para sentar las bases normativas de valoración urbanística en Albania; nos presentamos sin mucha confianza, y nuestra propuesta fue la seleccionada", recuerda Ruiz-Valdepeñas.

El sector inmobiliario albanés "no recibía financiación bancaria porque las entidades no se creían las valoraciones de los activos inmobiliarios", recuerdan. "La figura del valorador", dice Goizueta, "en Albania es algo así como un gurú, alguien que dice que algo vale tanto sin dar muchas explicaciones".

Los fundadores de Advantas realizaron un primer viaje a Albania en el que se entrevistaron con miembros del Gobierno del país, asociaciones inmobiliarias, promotoras, bancos... "Lo que nos encontramos fue algo parecido a lo que sería el barrio de Vallecas Madrid hace más de 40 años", comenta Ruiz-Valdepeñas. "Tras tantos años de sistema comunista el significado de propiedad todavía no lo tienen muy claro, hace unos años ni siquiera los albaneses podían tener una bicicleta en propiedad, así que imagina el lío que puede haber en cuanto a la propiedad inmobiliaria".

Tras ese primer viaje de inspección, en mayo de 2009, los socios de Advantas regresaron a Madrid. "Redactamos un informe de normas de valoración basado en normas europeas con algunas adaptaciones específicas para el mercado albanés", explican. "Llevó bastante trabajo traducir correctamente esas normas del inglés al castellano y al albanés", destacan. "Albania está volcada en estrechar lazos con la Unión Europea, en convertirse en un país de la UE, en todos los edificios oficiales te encuentras banderas de la OTAN y de la UE, son más europeístas que nosotros", dicen.

En un segundo viaje Ruiz-Valdepeñas expuso el informe a valoradores y miembros gubernamentales. "Pero lo más complicado una vez realizado el trabajo es la adaptación legislativa", recuerda. "La norma tiene que pasar por varios ministerios y en ese tiempo, llegan elecciones y hay que empezar otra vez".

Advantas cobró por su informe normativo; pero los distintos ministerios albaneses siguen tratando de ponerse de acuerdo para adaptarlo.