Afirma que el único problema es Grecia

Trichet dice que no hay razón para dudar de la solvencia de España

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo hoy que no tiene razones para dudar de la capacidad de España para hacer frente a la situación de sus finanzas públicas, y comentó que en la zona euro el único problema "particular" es Grecia.

Trichet no tiene ninguna razón para dudar de la solvencia de España

Trichet, interrogado en la emisora de radio francesa "RTL" sobre la situación económica española y las consecuencias para restablecer el estado de sus finanzas públicas, respondió que no tiene "ninguna razón para tener dudas sobre ningún país", más allá de reconocer que en la zona euro "tenemos un problema particular con Grecia".

"Tenemos un problema de finanzas públicas muy importante" no sólo en la zona euro, sino en los países desarrollados en conjunto, declaró. Según Trichet, "si queremos facilitar la recuperación" económica, los particulares, las empresas y los mercados "deben tener confianza en que la situación de las finanzas públicas vuelva a una situación sostenible".

"Lo primero que hay que hacer es reducir el gasto" público, y en especial en los países donde en términos relativos es más elevado, como Francia y Finlandia en la zona euro, subrayó antes de añadir que "es preferible reducir el gasto público que aumentar los impuestos".

Trichet justificó que se haya descartado el recurso al Fondo Monetario Internacional (FMI) para un rescate de Grecia, con el argumento de que "los europeos tienen su propio sistema" que establece un mecanismo automático de financiación del déficit de la balanza de pagos.

Según Trichet, en el caso de Grecia, que "es un país de tamaño mediano", se ha puesto en evidencia que el hecho de "no comportarse de forma perfecta afecta a todos los demás". A su juicio el instrumento "esencial" es el Pacto de Estabilidad y Crecimiento por el que se establece la "vigilancia" entre los países que lo han suscrito.

El presidente del BCE confirmó que habrá verificaciones sobre las cuentas griegas, de cuya "sinceridad" ahora no duda. Y preguntado sobre si también se están supervisando las de otros países para confirmar que no hay engaños, contestó que "será posible mañana", y recordó que hasta ahora no se podía hacer por razones jurídicas.

Pero interrogado por el caso concreto de Italia, replicó que no duda "a priori de la credibilidad y de la transparencia de las cuentas públicas italianas". Trichet dijo que ante el reto que plantean los fondos especulativos para la estabilidad financiera, hay que plantearse la pertinencia de fijar "una barrera más estanca entre los bancos comerciales y esos fondos especulativos". EFE