Se recrudecen las críticas entre ambos partidos

PP y PSOE, cada vez más lejos de un posible pacto de Estado contra la crisis económica

Las posibilidades de alcanzar un pacto de Estado contra la crisis económica son cada vez más remotas. Las posiciones encontradas del PSOE y el PP, que se han recrudecido este fin de semana, hacen inviable un acuerdo en el que se ha implicado el Rey Don Juan Carlos.

El pacto de Estado anticrisis parece inviable a juzgar por las posiciones cada vez más encontradas del Gobierno y el PP. Tras anunciar el pasado viernes el PSOE una ronda de contactos con todos los partidos para buscar un acuerdo contra la crisis económica, el PP, a través de su número dos, Dolores de Cospedal, se apresuró a condicionar su apoyo a una rebaja de impuestos y un cambio "radical" de la política económica del Gobierno.

Este fin de semana, las reacciones se han seguido sucediendo. Mientras que el vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, dijo hoy que a España "le volverá a ir bien" cuando salga "con fuerza" de la mala situación económica que atraviesa "todo el mundo", pero que al Partido Popular "le seguirá yendo mal", Cospedal afirmó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene que admitir las propuestas del PP o bien "dejar paso a otros, porque España necesita un cambio de gobierno".

En un discurso ante la Junta Directiva del PP de Castilla-La Mancha, abierto para la prensa, Cospedal ha señalado que "el pacto sobre la política económica sería bueno si de verdad supusiera un cambio de rumbo para toda la política de Zapatero", "un cambio radical". En caso contrario, y dado que el PP "está perfectamente preparado para gobernar", si en el PSOE "con Zapatero a la cabeza, no saben cómo hacer o qué ofrecer a los españoles", entonces "que admitan las propuestas del Partido Popular o que dejen paso a otros, porque España necesita un cambio de gobierno".

Según Cospedal, el cambio radical en la política económica pasa por bajar impuestos , la austeridad en el gasto público y ayudas a las pymes, las familias y los autónomos. "De otra manera el pacto sería una estafa para los españoles y para aquellos que tienen puestas las esperanzas en nuestro país y en que tiene que haber una alternativa", añadió.

José Blanco , por su parte, censuró durante su intervención en una cena-mitin en la localidad lucense de Monterroso, muy próxima a Palas de Rei, de la que es original, que el "PP se está frotando las manos cada vez que una cosa va mal". "Creen que cuanto peor le vaya a España mejor les va a ir a ellos", añadió, para concluir que "a España le volverá a ir bien y al PP le seguirá yendo mal".

En un acto que reunió a militantes del PSdeG-PSOE, cargos orgánicos e institucionales del partido y simpatizantes, Blanco refrendó las palabras del presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, quien esta semana señaló que España ya ha superado la recesión. "Vamos a salir con fuerza, sin que nadie quede abandonado y con nuevas posibilidades para todos", arengó. Es un momento "importante" y "difícil" en el que hay que "dar lecciones" a los 'populares', aseveró el vicesecretario general del Partido Socialista.

Ayer sábado, el presidente del Congreso, José Bono, defendió ayer en una entrevista en la Cadena Ser el papel que está desempeñando el Rey ante la crisis económica y subrayó que es "normal" que se interese por lo que pasa en España, y que para ello haya mantenido reuniones con los agentes sociales.

El Rey Don Juan Carlos se reunió el jueves con la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el viernes convocó a los secretarios generales de CC OO y UGT, por primera vez de forma conjunta, en el marco de unas reuniones con con representantes del mundo económico, empresarial y laboral debido, según un comunicado que emitió La Zarzuela, a las "graves consecuencias de la crisis económica" en España.