La aerolínea registra el mejor enero de su historia en ocupación

Rato llega al consejo de Iberia en la recta final de la fusión con British

Rodrigo Rato ha desembarcado este viernes en el consejo de administración de Iberia, lo que reportará al presidente de Caja Madrid -primer accionista de la compañía, con el 23%- un papel relevante en el tramo final de la fusión entre la aerolínea española y British. Al mismo tiempo, la ocupación de Iberia en enero constata la "recuperación de la demanda".

Rodrigo Rato
Rodrigo Rato

Rodrigo Rato ha asumido el puesto de consejero en el órgano de gobierno de Iberia y también el de vicepresidente de la aerolínea -ambos los ocupaba anteriormente Miguel Blesa, a quien ha sustituido al frente de Caja Madrid- en un momento determinante para el futuro de la compañía.

Aunque el ex vicepresidente del Gobierno ya estaba al tanto de la evolución de las negociaciones con British Airways para la fusión, Rato desembarca en Iberia a apenas mes y medio de que culmine el plazo que se dieron Iberia y British Airways para la firma definitiva de la fusión. En noviembre de 2009 las dos compañías anunciaron que sería en el primer trimestre de 2010.

La fusión de Iberia y British Airways es inminente. La operación continúa por buen camino, a pesar del relevo en la presidente del principal accionista de la española, pero no se concretan fechas de cuándo se anunciará definitivamente la fusión. Fuentes sindicales confirmaron ayer su convencimiento de que la fusión definitiva será antes de que termine el trimestre. Iberia perdió el viernes en Bolsa el 3,38%, hasta 2,08 euros, mientras que British se dejó el 4,12%, hasta 195,5 peniques por título.

Puesto que Caja Madrid controla el 23% de Iberia y en la compañía fusionada la española tendrá el 45% frente al 55% de British Airways, la caja de ahorros tendrá el 10,3% de la compañía resultante. Se da la circunstancia de que Rato era ministro de Economía cuando British entró en el capital de Iberia y ahora será vicepresidente de la aerolínea española cuando ésta se fusione con la británica. El anuncio del interés en la fusión se produjo a finales de julio de 2008, pero un año después los avances no habían sido significativos.

Llegada de Vázquez

La llegada de Antonio Vázquez a la presidencia de Iberia en sustitución de Fernando Conte en julio de 2009 dio un nuevo impulso a la operación, hasta que el 12 de noviembre las dos compañías comunicaron un principio de acuerdo para fusionarse en una nueva sociedad, que se denomina Topco. Las sedes social y fiscal estarán en Madrid mientras que la base financiera y operativa será Londres.

A punto de concretarse la fusión de Iberia, los datos indican una cierta recuperación del mercado para Iberia. La compañía comunicó el viernes los mejores resultados de ocupación en enero -80% de media en todas sus rutas- en toda su historia, tras una mejora de 5,9 puntos con respecto al mismo mes de 2009. Hay que tener en cuenta que la aerolínea ha realizado importantes ajustes de capacidad (-5,7% en la oferta total). Los pasajeros por kilómetro transportados se incrementaron el 1,8%. "Estas subidas confirman la recuperación de la demanda, si bien las variaciones interanuales se ven parcialmente favorecidas por la debilidad de los datos de enero de 2009", informó Iberia el viernes. También mejora ligeramente los ingresos por asiento ofertado.

En enero, en el largo radio el coeficiente de ocupación mejoró 5,7 puntos, hasta el 88,1%. La recuperación de la demanda se constata también en la clase business, cuyo número de pasajeros creció en el mes pasado un 3%. En Europa la ocupación mejoró siete puntos (66,4%) y en el mercado doméstico lo hizo en 4,9 puntos (64,5%).

Expectación ante al futuro de las plantillas de las compañías

Si la producción de las dos compañías tras la fusión se mantiene, no tiene por qué haber recortes de plantilla. Al menos así lo piensan fuentes sindicales de Iberia, que creen que la plantilla de la compañía ya se ha aligerado tras la aplicación de ajustes vía expediente de regulación de empleo. Pero lógicamente, se van a producir duplicidades en determinados niveles. La plantilla de British Airways está compuesta por 38.704 trabajadores, mientras que Iberia tiene 20.735. En flota también es superior la británica, que tiene 245 aviones en operación (a septiembre de 2009). Las sinergias de la fusión están cifradas en 400 millones de euros anuales.