El margen operativo de la división es de 29 millones

Sos prevé que su negocio de arroz crezca el 17% hasta 2013

El grupo Sos prevé que la división de arroz de la que pretende desprenderse elevará un 17% sus ingresos hasta 2013, según desvela en el cuaderno de venta del negocio. La compañía reconoce que ultimará la reorganización de la división al mismo tiempo que gestiona su venta.

El grupo Sos ha preferido no marcar un precio de venta a su división arrocera. Sin embargo, el cuaderno de venta elaborado por Credit Suisse recalca algunos de los puntos fuertes para sus potenciales compradores.

Según el texto al que ha tenido acceso CincoDías, el negocio arrocero de Sos cerró el ejercicio 2009 con un volumen de ventas netas de 248,8 millones de euros. Si se cumplen sus previsiones, esta cifra se elevará un 1,7% durante el actual ejercicio 2010 (hasta 253,1 millones). Un potencial de crecimiento bastante bajo, pero que dará el salto en los próximos tres años, hasta cerrar 2013 con un volumen de ventas de 291,1 millones, es decir, un 17% más que en el pasado ejercicio.

Entre los datos financieros que más destaca Sos en su cuaderno de venta figura el margen operativo del negocio, que pasará de los 28,8 millones a cierre de 2009 hasta los 35,3 millones a finales de 2013, lo que representa un crecimiento del 22%.

DEÓLEO 0,02 6,06%

Sos no apunta en este texto cuál es el potencial de la división respecto a su resultado bruto operativo (Ebitda). De esta forma, si se cumple el precio de venta objetivo que se plantea conseguir Sos -unos 200 millones de euros como mínimo- la operación estaría valorada en siete veces su margen operativo en 2009. Un ejercicio cuyos resultados oficiales están a punto de hacerse públicos.

El texto elaborado por el banco de inversión apunta que en 2009 las ventas netas del negocio arrocero se han reducido en torno a un 10%, hasta los citados 248 millones de euros. Sos afirma que la reducción de ventas en volumen ha sido del 14% y que los precios se han incrementado en una media del 4%, debido a un cambio en la política comercial en España para obtener mayores márgenes. Además, asegura que la situación del mercado del arroz en 2008 fue atípica, debido al alza de las materias primas.

Fuentes cercanas a Sos apuntan que el precio de 200 millones es el tope mínimo que se ha marcado su medio centenar de bancos acreedores para considerar rentable la desinversión. En caso contrario, Sos podría llegar a plantearse la continuidad del negocio, ya que podría ser más rentable mantenerlo bajo su control que venderlo a un precio que no le permitiría dar un respiro a su elevada deuda, que ronda los 1.300 millones de euros.

El cuaderno de venta de Sos también apunta que la desinversión no va a ser un proceso fácil desde el punto de vista operativo. Señala que, al mismo tiempo que se gestiona el proceso de venta, se tendrá que reorganizar el negocio. Por ejemplo, actualmente la división de arroz y de aceite comparten la fuerza de ventas o la logística y parte de estos equipos permanecerán bajo el paraguas de Sos una vez se cierre la desinversión.

"La separación de los procesos y los acuerdos de transición de servicios van a finalizarse cerca del momento en el que se identifique al futuro comprador, teniendo en cuenta factores como los intereses de Sos y los de sus posibles compradores", apunta el citado documento. En España, por ejemplo, Sos crearía una nueva sociedad a la que se transferirían los activos que formen parte de la desinversión. Además, no sólo se comparte personal, sino que actualmente también existe una serie de productos que se fabrican en un país y se comercializan en otro, por lo que Sos deberá reajustar sus operaciones.

Tres países con tres negocios casi independientes

En su cuaderno de venta, Sos hace un detallado resumen de la evolución de sus tres principales mercados arroceros: España, EE UU y Holanda. Asegura que cada país opera prácticamente de manera independiente, aunque logra sinergias por ejemplo a través del soporte que aportan sus servicios centrales.

También recalca que el arroz es uno de los productos que mejor aguanta las crisis económicas, pese a la creciente presión de las marcas de los distribuidores. En el mercado español, el grupo apunta que su cuota de mercado ronda el 17%, según sus estimaciones a cierre de 2009. Destaca, por ejemplo, la relevancia de su marca Sos y el creciente potencial del segmento del arroz en España que ha crecido en volumen un 20% desde 2007 hasta 204 millones de euros gracias a la creciente presencia de inmigrantes y a que la crisis ha desviado parte del consumo de otros productos hacia el arroz, cuyo coste es menor. En 2009, sus ingresos en España se situaron en 59,8 millones de euros con una ligera caída desde los 60,6 que alcanzó en 2008.

En EE UU Sos opera a través de American Rice (ARI), que adquirió en 2003. En cuanto a su cuota de mercado, ésta ronda en arroz largo el 8%. Destaca la importancia que en este mercado tiene la población hispana y asiática con un mayor consumo de arroz per cápita. La división alcanzó en 2009 un volumen de ventas de 234,2 millones de dólares (unos 171 millones de euros).

Respecto a su enseña holandesa Lassie, ésta lidera el mercado con una cuota del 31% y además es la marca más reconocida. Sos la adquirió al grupo estadounidense Sara Lee en 2005 y en el pasado año aportó una facturación de 22,2 millones de euros. En Holanda, la marca blanca controla cerca del 56% del mercado.

El negocio

- La división arrocera de Sos concentra sus operaciones en España, Estados Unidos y Holanda, aunque también está presente en Oriente Medio, el Caribe y Europa del Este.

- Entre sus principales marcas destacan Sos en España, Lassie en Holanda y Blue Ribbob, Adolphus y Comet en EE UU.

- Sus principales centros de producción están en Algemesí (Valencia), Wormer (Holanda) y Freeport (EE UU).