Las empresas temen la edecución del 30% de los avales

Las fotovoltaicas instalaron sólo el 20% de la potencia asignada en 2009

La industria solar fotovoltaica ha instalado menos del 20% de la potencia asignada por Industria en 2009, sólo 95 megavatios de los 500 autorizados. Las empresas temen que se ejecuten los avales del 30% de las plantas inscritas en el registro.

Durante todo el año 2009 sólo se han instalado 95 megavatios (MW) solares fotovoltaicos, según los últimos datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Esto supone sólo un 19% de toda la potencia permitida y adjudicada por el Ministerio de Industria para 2009, que ascendió a 502 MW.

Esta escasa instalación contrasta con la situación del sector, que se queja de su parálisis desde septiembre de 2008, fecha en la que se publicó el Real Decreto 1578/2008 y se instauró el registro de preasignación de retribución. Este registro sirve para medir y controlar la potencia fotovoltaica que entra en el sistema y reparte trimestralmente los 500 MW. Las empresas siempre han pedido que este cupo desaparezca, aun a costa de reducir las primas que cobran.

Además, con este escaso movimiento nace un nuevo problema. La norma establece que las compañías tienen un plazo de doce meses para construir sus plantas inscritas en el registro. Si no cumplen con su obligación, supone "la cancelación de la inscripción y la pérdida de la retribución asignada". Además, las comunidades autónomas tendrían que ejecutar los avales que las compañías están obligadas a interponer para asegurar que realizarán la planta. Para las instalaciones grandes en tejado y suelo, han de poner 500.000 euros por megavatio a instalar.

Este plazo empieza a vencer para los inscritos en la primera convocatoria de 2009 en "menos de un mes", tal y como se encargó de advertir el miércoles el ministerio. Aunque las empresas pueden pedir hasta cuatro meses de prórroga, "la concesión de las mismas se reservará a casos muy excepcionales y justificados", afirmaron desde Industria.

Fuentes empresariales estiman que pueden llegar a ejecutarse entre el 15% y el 30% de los avales presentados, si bien depende de la actuación de la comunidad autónoma.

Eso sí, si Industria determina retirar la potencia a los que no cumplen, supone añadir hasta un 30% de nueva potencia adicional al listado de la "convocatoria siguiente a su cancelación", tal y como establece la normativa. Es decir, 150 MW que se añadirán para las nuevas instalaciones y 75 millones en avales que perderían los inmóviles. En el punto de devolver la potencia al registro, Industria será "inflexible" aunque la instalación esté terminada al 95%, según afirmaron en el sector.

Esta conducta responde a la petición de las patronales fotovoltaicas, que solicitaron al ministerio que fuera "riguroso" para las prórrogas.

La crisis, en el centro de los retrasos

Resulta sorprendente que, después de instalar en 2008 más de 2.700 MW fotovoltaicos, los promotores se quedaran en 95 MW en 2009. Pero el escenario no ha podido cambiar más de un año a otro.

Por un lado, como explica Javier García Breva, presidente de la sección Fotovoltaica de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), "la situación de los cupos ha supuesto un parón drástico del 90% del mercado". A las "dificultades de financiación derivadas de la crisis" se añaden "los problemas de incertidumbre que añade el registro ante los bancos", explica García Breva. Sin inscripción no hay prima, y sin retribución, tampoco había financiación privada.

Por otro lado, "el precio de los módulos ha caído mes a mes", afirma, hasta un 50% respecto de 2008. Esperar hasta el límite suponía "intentar sacar un mejor precio por las placas, lo que añade rentabilidad a la planta", explica. Por esta razón, durante el primer semestre de 2009, no se instaló ni un parque fotovoltaico en España.