Preveía terminar un gran 'resort' turístico este año

Inversores de Grupo Mall en México reclaman la devolución de su dinero

Casi 170 compradores, la mayoría británicos, de apartamentos en un resort turístico que construye el grupo español Mall en México reclaman la devolución de las cantidades entregadas para su adquisición. Mantienen que el complejo -hotel cinco estrellas, puerto, campo de golf, 2.500 viviendas...- tenía que estar ya construido y que sólo hay tres inmuebles en pie, pero que no pueden habitarse. Grupo Mall asegura no haber recibido ninguna demanda y afirma que el proyecto sigue vivo.

Inversores de Grupo Mall en México reclaman la devolución de su dinero
Inversores de Grupo Mall en México reclaman la devolución de su dinero

Era un proyecto precioso", comenta un inversor que lleva entregados más de 70.000 dólares para la compra de un apartamento en Campeche, el proyecto inmobiliario de Grupo Mall en México. "Iban a construir hoteles, campos de golf, un puerto marino... escrituré la compra de un apartamento por 251.000 dólares que tenía que estar construido en el tercer trimestre de 2008", explica este inversor que prefiere permanecer en el anonimato. "Pero no hay nada construido, y mes tras mes me dan largas", asegura.

En 2006 el que fuera presidente de México, Vicente Fox, colocó la primera piedra del que iba a ser "el primer resort turístico de Latinoamérica", Campeche Playa, Golf, Marina & Spa Resort. 2.500 viviendas, un hotel de cinco estrellas con 500 habitaciones, una marina deportiva para 150 embarcaciones, un biocentro de conservación de la tortuga carey y un campo de 18 hoyos diseñado por el famoso golfista Jack Nikclaus. La inversión, de 300 millones de euros, iba a generar 2.500 empleos directos.

Sin embargo, 168 inversores, la mayoría británicos, solicitan la devolución del dinero entregado, 10,8 millones de dólares, y 5,8 millones adicionales. Hasta ahora se han presentado 97 reclamaciones independientes por vía administrativa ante la Procuradoría Federal del Consumidor de México (Profeco), ya que el sistema jurídico mexicano no permite la presentación de una única reclamación conjunta. Las 97 reclamaciones representan 112 inmuebles cuyo precio asciende a 37 millones. Profeco es un organismo con legitimación para pedir al juez el embargo de los activos si considera fundada la reclamación.

Representantes de los afectados indican que la primera entrega estaba prevista para 2007-2008 y que este mismo año debía estar todo construido. Pero ahora mismo "aquello es un barrizal", dice uno de los inversores que han reclamado la devolución de su dinero; "solo hay tres inmuebles construidos". "Ellos envían fotos de lo que hay construido, pero no de lo que hay alrededor, que es prácticamente selva, no hay puerto marino ni hoteles", asegura. Los inversores afectados advierten que se reservan la opción de ampliar las demandas.

Por parte de Grupo Mall, controlado por la familia Noval, señala que "no hemos recibido ninguna reclamación, cuando las veamos actuaremos en consecuencia", explicó ayer un empleado del grupo. "El proyecto sigue vivo y vamos a entregar este año un edificio al mes", añadieron.

El grupo asturiano realiza su actividad a través de las empresas Hogalia, Hogalia Internacional, Hogalia Patrimonial e Inmoptions. Esta última, comercializadora del grupo, cuenta con delegaciones en Reino Unido, Irlanda, Dinamarca, Alemania, Italia, México (México DF, Campeche y Cancún), Panamá, Argentina, EE UU (Houston y Miami), Canadá y Rusia.

Caras conocidas para promocionar el proyecto

"Fletaban aviones llenos de periodistas para promocionar el proyecto", cuenta uno de los inversores. "Veíamos a Jack Nikclaus considerado el mejor jugador de golf del siglo XX promocionando un campo que iban a construir, y a Vicente Fox ex presidente de México poniendo la primera piedra", recuerda para señalar que todo esto "aportaba confianza". Además Grupo Mall se asoció con Ingenieros Civiles Asociados (ICA), grupo constructor mexicano especializado en obra pública y de prestigio en el país. Los representantes de los inversores afectados advierten que piensan en exigir que Grupo Mall e ICA desvelen los contenidos de sus acuerdos "ya que no son públicos y pueden ser indispensables para conocer los plazos de ejecución que realmente manejan y la financiación con la que cuentan", comentan. En la web del proyecto, campecheplaya.com, todavía es posible observar un calendario de entregas, hoy incumplido.

Concurso instado y rascacielos en Panamá

Grupo Mall afronta una solicitud de concurso contra una de sus filiales, Inmoptions, comercializadora del grupo. La instancia ha sido presentada por el grupo turístico Barceló, que reclama una deuda superior a los 2,8 millones de euros.

Según fuentes consultadas por este diario, la deuda proviene precisamente del impago de los viajes efectuados por Grupo Mall a Latinoamérica. La inmobiliaria española afirma que el crédito que reclama Barceló es "un crédito discutido, y que no es líquido, vencido ni exigible". Añade que Inmoptions está al corriente en el pago de todas sus obligaciones y que "estas afirmaciones serán convenientemente probadas" en el proceso judicial.

Mall además construye en Panamá tres rascacielos; según comunicaron hace unos años al menos uno de ellos tenía que estar ya construido. Por ahora la zona está únicamente cimentada. La compañía asegura que hubo un cambio en los planes urbanísticos que explican la demora. Los rascacielos proyectados son de una altura superior a las cuatro torres que se levantan sobre los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

En España la empresa comercializa viviendas en Torre de la Rosaleda, en Ponferrada, el edificio más alto de Castilla y León con casi 100 metros de altura. También gestiona un complejo de viviendas, Ciudad Clarín, en Oviedo; Jirafa Elite, también en Oviedo; Residencial El Pando, en la villa asturiana de Cangas del Narcea o Salamanca Class, un edificio de lujo con vistas a los jardines del Palacio Marqués de Salamanca y al Paseo de la Castellana en Madrid.