Fabricarán un máximo de 500.000 coches al año

La italiana Fiat y la rusa Sollers suscriben una alianza para la producción de coches

El grupo automovilístico italiano Fiat y el ruso Sollers suscribieron hoy un acuerdo de alianza global para la producción de automóviles y vehículos utilitarios deportivos (SUV, por sus siglas en inglés), en base al que se producirán un máximo de 500.000 coches al año hasta 2016.

Según informó hoy la compañía italiana en una nota de prensa, esta alianza, que ambos grupos definen como una "joint venture", fue refrendada hoy en Rusia por los consejeros delegados de Sollers y Fiat, Vadim Shvetsov y Sergio Marchionne, respectivamente, en presencia del primer ministro ruso, Vladimir Putin.

Precisamente está previsto que el Gobierno de Putin "apoye" el proyecto en común de ambas compañías con una serie de préstamos a largo plazo que cubran el total de las inversiones necesarias, estimadas en unos 2.400 millones de euros.

En virtud de la alianza entre la italiana y la rusa, en el mercado del automóvil de Rusia se comercializarán nueve nuevos modelos, seis de ellos se producirán en una nueva "plataforma global" de FIAT-Chrysler, y al menos el 10 por ciento de los vehículos producidos se destinará a la exportación.

El proyecto en común de ambas compañías tendrá su sede en la planta Sollers de la localidad rusa de Naberezhnye Chelny, situada a unos 1.000 kilómetros al este de Moscú y que se ampliará con nuevas instalaciones productivas y un parque tecnológico para la producción de componentes.

El desarrollo y adaptación técnica de los nuevos vehículos para el mercado uso se efectuará en el centro técnico de ingeniería que contempla el acuerdo, que prevé además que el porcentaje de la producción local de componentes para el automóvil no sea nunca inferior al 50 por ciento.

"El acuerdo alcanzado hoy supone un punto de inflexión en la presencia de Fiat y de Chrysler en el mercado ruso. Se trata de una de las más grandes alianzas firmadas por nuestro grupo, en uno de los mercados de más alto potencial", afirma Marchionne en el comunicado.

"Esta alianza se inscribe en la estrategia de refuerzo internacional de Fiat y Chrysler y nos permitirá, al mismo tiempo, evaluar los métodos productivos de nuestras empresas, expandir su presencia geográfica, aumentar la oferta de productos y contener los costes", concluye.

Por su parte, Shvetsov explica en la nota que esta alianza da muestras de la "confianza" de su grupo en el mercado automovilístico ruso, en el que pretende llegar a ser líder en los próximos años.