Consejo Europeo

La UE pacta apoyar a Grecia pero sin ayudas financieras inmediatas

Los líderes de la UE han alcanzado un acuerdo de apoyo incuestionable a Grecia, pero exigen a cambio medidas adicionales en el recorte del déficit a las incluidas en el programa de estabilidad aprobado por la Comisión la semana pasada. Los países de la zona euro se han comprometido a socorrer a Atenas, que no ha pedido ningún apoyo financiero.

El presidente del BCE,  Jean-Claude Trichet; el presidente de la Comisión Europea,  Jose Manuel Barroso; la canciller alemana Angela Merkel; el primer ministro griego George Papandreou; el presidente francés Nicolas Sarkozy y el presidente del consejo europeo,  Herman Van Rompuy antes de la celebración del Consejo Europeo.
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet; el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso; la canciller alemana Angela Merkel; el primer ministro griego George Papandreou; el presidente francés Nicolas Sarkozy y el presidente del consejo europeo, Herman Van Rompuy antes de la celebración del Consejo Europeo.

El cumplimiento de los objetivos exigidos a Grecia se someterá a una estrecha vigilancia por parte de la Comisión, del BCE e incluso por expertos del FMI. La primera revisión se verificará el próximo 1 de marzo. Si hiciera falta, todos los países se compromenten a socorror a Grecia, que a día de hoy no ha pedido ninguna ayuda financiera, aunque no concretaron cómo.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha leído este acuerdo de apoyo a Grecia a las puertas de la biblitoeca Solvay donde se celebra la cumbre europea extraordrinaria. "Los Estados miembros de la eurozona adoptarán medidas contundentes y coordinadas si es necesario para salvaguardar la estabilidad financiera en la eurozona en su conjunto", anunció en una breve declaración sin admitir preguntas el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El acuerdo para ayudar a Grecia se alcanzó en una reunión entre el primer ministro griego, George Papandreu, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel previa a la cumbre informal de líderes de la UE que se celebra en Bruselas. En el encuentro participaron también Van Rompuy, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet.

Zapatero no estuvo presente en el acuerdo

No estuvo presente el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero , pese a que España ocupa la presidencia de turno de la UE. Fuentes de la delegación española informaron de que Zapatero habló con Van Rompuy al término de la reunión organizada por Francia y Alemania y destacaron que el presidente participó a primera hora en un desayuno de trabajo con Barroso, Trichet, el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, y el propio Van Rompuy.

Los países de la eurozona respaldaron "plenamente los esfuerzos del Gobierno griego y su compromiso de hacer lo que sea necesario, incluyendo la adopción de medidas adicionales, para garantizar que los objetivos ambiciosos fijados en el programa de estabilidad para 2010 y los años siguientes se cumplan". El plan griego prevé recortar el déficit 4 puntos este año y pasar del 12,7% del PIB en 2009 hasta el 2,8% en 2012.

"Pedimos al Gobierno griego que aplique todas estas medidas de forma rigurosa y determinada para reducir efectivamente el déficit presupuestario 4 puntos porcentuales en 2010", dijo el presidente permanente del Consejo Europeo. Los líderes de los 17 reclamaron además a los ministros de Economía de la UE que en su reunión del próximo 16 de febrero aprueben las recomendaciones que la Comisión ha dirigido a Atenas para ajustar sus cuentas, incluyendo las "medidas adicionales" anunciadas por el Gobierno griego.

"La Comisión vigilará de cerca la aplicación de las recomendaciones en contacto con el BCE y propondrá si es necesario medidas adicionales contando con el asesoramiento técnico del Fondo Monetario Internacional. La primera evaluación se hará en marzo", resaltó Van Rompuy.

"Grecia es parte de la unión monetaria. Grecia no se quedará sola, pero hay que cumplir las reglas y sobre esta base habrá una declaración", afirmó por su parte la canciller alemana, Ángela Merkel.

La delegación española expresó su satisfacción por el hecho de que se haya adoptado una "salida europea" a la crisis griega sin recurrir a "medidas bilaterales". Aseguraron asimismo que el acuerdo adoptado se refiere únicamente a Grecia y no a otros países de la eurozona que puedan verse atacados por los mercados.

En todo caso, Van Rompuy subrayó que "todos los Estados miembros de la eurozona deben llevara a cabo políticas nacionales sanas que se ajusten a las reglas acordadas". "Tenemos una responsabilidad compartida en la estabilidad económica y financiera en la eurozona", afirmó.

Reuniones bilaterales previas

El anuncio del acuerdo se produjo después de una serie de encuentros y reuniones bilaterales que han mantenido, en la sede del Consejo Europeo, los principales protagonistas en la búsqueda de una solución al grave problema presupuestario de Grecia.

Desde primera hora de la mañana, han estado reunidos, en la sede habitual del Consejo, el presidente permanente, el belga Herman Van Rompuy; el presidente de turno de la Unión y jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker; el del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet; y el de la Comisión, José Manuel Durão Barroso. Poco después también llegaron al Justus Lipsius el primer ministro griego, Merkel y Sarkozy.