Hasta los 86,5 millones de barriles diarios

La demanda de petróleo aumentará un 1,8% en 2010 pese al débil crecimiento de la OCDe

La demanda de petróleo aumentará en 2010 un 1,8% hasta alcanzar los 86,5 millones de barriles diarios, empujada por unos mejores pronósticos para la economía mundial y a pesar de la debilidad del crecimiento de las compras desde los países de la OCDE.

Así lo reveló hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en su informe mensual sobre el mercado del petróleo, en el que constata esa ligera subida de la demanda mundial este año, frente a los 84,9 millones de barriles diarios de 2009.

Las mejores perspectivas económicas mundiales del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé un crecimiento del 3,8% en 2010, quedarán compensadas en el sector del crudo por unos precios más elevados y por una "persistentemente" débil previsión inicial del gasto en petróleo del llamado "club de los países ricos".

"El crecimiento procede totalmente de los países de fuera de la OCDE", señaló la AIE en su informe, en el que se advierte de una caída de la demanda en el caso de que el crecimiento económico mundial no sea en realidad tan bueno como se pronostica.

Impulso de los emergentes

La Agencia insiste en que "la demanda global de petróleo viene ahora principalmente de los países emergentes" y confirma que los países de la OCDE cada vez lo consumen menos para calefacción, para generar energía, o en procesos industriales.

La AIE agrega que en los países más desarrollados el petróleo tiene la competencia del gas natural, con precios más bajos, y advierte de que el empleo de derivados del petróleo en generación de energía ha caído en los Estados de la OCDE un 40% desde el año 2000.

Es más, la AIE estima que la tendencia hacia aprovechamientos energéticos más respetuosos con el medio ambiente hará que el gas, las energías renovables y la energía nuclear tengan más protagonismo, a pesar de que todavía no haya objetivos ligados a la lucha contra el cambio climático que sean vinculantes.

En resumen, la Agencia cree que la demanda de petróleo crudo cae actualmente en la OCDE a un ritmo interanual del 4,4% entre 2009 y 2010 (-2,1 millones de barriles diarios), y que se quedará en el nivel de los 45,5 millones de barriles diarios en el conjunto de 2010.

La AIE considera que la demanda de petróleo en la OCDE puede que haya alcanzado sus niveles máximos, "con todas las consecuencias negativas que esto implica para el refino" en los países que forman parte de esa organización.

En el lado de la oferta, cayó hasta los 85,8 millones de barriles diarios en enero, cuando la producción de los países que no pertenecen a la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) eclipsó de nuevo a la del consorcio.

En enero, la producción de crudo de la OPEP fue de 29,1 millones de barriles diarios y la AIE estima que la demanda para crudo y reservas de la organización en 2010 aumentará hasta los 29,4 millones de barriles diarios.

En cuanto a la producción de otros países, alcanzó de media los 51,4 millones de barriles en 2009 y crecerá sólo ligeramente en 2010: hasta los 51,6 millones de barriles diarios por la mejora de los datos procedentes de Estados Unidos y del Mar del Norte.

Caída de precios

Por el lado de los precios, la AIE constató en febrero que alcanzaron los niveles más bajos en seis semanas debido a las condiciones climáticas en el hemisferio norte, menos severas de lo previsto, y por la situación macroeconómica negativa.

Una "repentina" fortaleza del dólar estadounidense provocó además una caída de la cotización de unos 12 dólares y en los últimos días los precios se recuperaron hasta alcanzar los 73,80 dólares por barril para el crudo West Texas Intermediate (WTI) y los 72 dólares por barril para el Brent.

El nivel de las reservas de petróleo en los países de la OCDE cayó 67,8 millones de barriles en diciembre pasado hasta situarse en los 2.678 millones de barriles, lo que significa aproximadamente un 0,8% por debajo de los niveles de 2008, constata la AIE.

Eso se traduce en que con ese nivel se cubriría la demanda de 58,1 días, prácticamente el mismo nivel de hace un año, añade el informe.