Los subsidiados superan ya a los que cobran el paro

Más de tres millones de personas perciben alguna ayuda al desempleo

España cuenta, por primera vez, con más de tres millones de personas que reciben alguna prestación por desempleo. El número de los que cobran un subsidio asistencial ha crecido tanto que en Andalucía, Canarias y Extremadura superan ya a los que perciben el paro.

El ingente número de personas que se ha quedado sin empleo desde que comenzó la crisis supone un grave lastre para la economía española. Pero tanto éste fenómeno como el drama personal que se esconde detrás de cada cifra toman tintes de pesadilla cuando los parados no vuelven a encontrar un puesto de trabajo con el paso del tiempo. Cuando el desempleo se convierte en un modo de vida y el problema se convierte en estructural. Eso es lo que está ocurriendo en el país a tenor de los datos del Ministerio de Trabajo, que indican que el número de personas que ha agotado su prestación contributiva y perciben una renta asistencial se ha disparado un 98% en el último año.

En diciembre, último mes del que se disponen datos sobre prestaciones, 3.034.712 personas fueron beneficiarias de algún tipo de renta por su estatus de desempleados. Los cerca de un millón de parados restantes registrados aquel mes, o bien han agotado las que les correspondían o no han generado derecho a tener una. De los que sí, 1.638.618 parados recibieron una prestación contributiva, que les corresponde por haber cotizado mientras trabajaban. Una renta, cuya media fue de 841 euros, y que se conoce tradicionalmente como "el paro".

Para quienes lo agotan y cuentan con cargas familiares o tienen especiales dificultades para volver a emplearse -al ser mayor de 45 años, por ejemplo- existe el subsidio por desempleo. Una ayuda asistencial, de 413 euros de media, que recibieron 1.132.813 ciudadanos. El doble que el año anterior. Esta imagen supone una buena radiografía del número de parados de larga duración que consumen toda la prestación contributiva sin haber logrado otro puesto de empleo.

Los parados que reciben la prestación asistencial se han disparado un 98%

La situación resulta especialmente grave en algunas comunidades en las que estos últimos han superado ya a los primeros. En Andalucía existen 290.000 subsidiados frente a los 273.175 que cobran su paro. Una circunstancia que se repite también en Canarias y en Extremadura.

El drama del extranjero

El problema se comprueba viendo a los extranjeros, los primeros en padecer el desempleo. Del casi medio millón de parados que suman, los subsidiados y los que cobran la prestación contributiva se reparten casi al 50%.

Al conjunto de los citados beneficiarios, habría que añadirle las 106.441 personas que recibieron la renta activa de inserción, los desempleados del campo con ayudas (156.840) y los 214.705 parados que percibieron la nueva renta de 421 euros. La suma de beneficiarios permite al Gobierno presumir de que el 80% de los parados registrados están cubiertos por el Estado. En el lenguaje de la Seguridad Social, eso se traduce en un gasto de 2.272 millones de euros sólo en el mes de diciembre.

Más de 135.000 desempleados del campo reciben el PER

Los ayuntamientos de Andalucía y Extremadura cuentan, además de las prestaciones tradicionales, con el llamado Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA). æpermil;ste permite la contratación de desempleados para la "realización de obras y servicios de interés general y social", explican desde el Ministerio de Trabajo. De la ayuda, generalmente conocida como PER, se benefician "preferentemente" los trabajadores del campo. En épocas de desempleo o baja actividad agraria, supone un complemento que les ayuda a cotizar el mínimo de días necesarios para acceder a los subsidios eventuales agrarios. Aunque los beneficiarios se han ido reduciendo con el tiempo, durante la temporada que finalizó en verano de 2009, se inscribieron 135.014 personas. Unas 10.000 más que hace dos años, aunque casi la mitad de las que había a finales de los años noventa.