Peticiones por valor de 11.000 millones

Portugal emite 3.000 millones de euros de deuda con una demanda cuatro veces superior

Portugal emitió hoy 3.000 millones de euros en obligaciones de deuda pública pero la demanda fue cuatro veces superior a la oferta en poco más de una hora de subasta, según el ministro luso de Finanzas, Fernando Texeira dos Santos.

En una intervención ante el Parlamento en la que defendió la credibilidad financiera de Portugal, Teixeira informó de que la emisión acababa de concluir y fue una "muestra de confianza en las cuentas públicas" del país.

El Gobierno portugués, que la semana pasada tuvo que salir en defensa de su solvencia económica ante la presión de los mercados por las comparaciones con Grecia, emitió las obligaciones del tesoro nacional a un plazo de 10 años, con un interés del 4,823%, el más alto en los últimos ocho años, y un diferencial de 140 puntos básicos

Teixeira dos Santos subrayó que durante la subasta el diferencial de la deuda portuguesa, que no dejado de subir en las últimas semanas, registró una bajada y, en sólo un hora y 15 minutos de subasta se produjo una demanda que superó en cuatro veces a la oferta.

No obstante, Portugal no había emitido títulos a un interés tan alto desde que en febrero de 2002 los ofreció con el 5%. La subasta anterior a la de hoy, en marzo de 2009, se hizo al 4,75%. Los comentaristas del mercado destacaron que la emisión de hoy registró una mucho mayor demanda de inversores.

Las obligaciones fuero lanzadas con los bancos Barclays Capital, Espírito Santo, Credit Agricole, Goldman Sachs y Societe Generale, mientras en el Parlamento luso se celebraba la primera jornada de debates sobre el presupuesto del Estado para 2010.

El Gobierno del socialista José Sócrates, que no tiene el apoyo de la oposición, mayoritaria en el Parlamento, aspira a reducir con ellos el déficit fiscal desde el 9,3 al 8,3%.

Se espera que los presupuestos serán aprobados mañana con la anunciada abstención de la oposición conservadora, que rechaza el programa económico de Sócrates pero expresó su voluntad de actuar con "responsabilidad" ante la posibilidad de una crisis y nuevas elecciones tras las celebradas en septiembre pasado.