De estable a negativa

S&P rebaja la perspectiva de Citi y Bank of America por la falta de apoyo del Gobierno de EE UU

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) modificó hoy de "estable" a "negativa" la perspectiva del rating dee los bancos estadounidenses Bank of America y Citigroup, ya que considera que existe una "creciente incertidumbre" sobre la voluntad del Gobierno de Estados Unidos de ofrecer apoyo adicional extraordinario a las instituciones financieras de gran importancia sistémica de manera que beneficie a los poseedores de deuda.

Aunque la firma mantiene aún la calificación de ambas entidades en 'A/A-1', el analista de crédito de S&P Scott Sprinzen reconoce que se ha confirmado que el apoyo extraordinario a la banca era temporal. "Creemos que los mercados están comenzando a estabilizarse, y el Gobierno de Estados Unidos está buscando la manera de reducir el potencial de riesgo moral y sistémico asociado a las grandes instituciones financieras", explica.

Así, señala que este esfuerzo por reducir sus riesgos es evidente en el proyecto aprobado a mediados de diciembre, que impediría al Gobierno participar en rescates de compañías específicas y permitiría el uso de fondos públicos para ayudar a una institución financiera en situación agonizante, sólo si los acreedores incurrieran en pérdidas.

Además, el nuevo impuesto para la banca propuesto por Obama en enero, que supondrá un coste presupuestario importante para los grandes bancos, pone aún más de relieve el efecto negativo de la política en los poseedores de bonos de estas compañías. "Si esta legislación se aprueba tal y como se ha propuesto, podía hacernos revisar las bases de análisis que actualmente usamos para designar el extraordinario apoyo gubernamental en nuestras calificaciones a Bank of America, Citigroup y otras instituciones financieras de gran importancia sistémica", avisa.

CITIGROUP INC. 81,12 0,15%

Sprinzen apunta que el rating de ambas entidades se ha mejorado en tres niveles para reflejar el potencial del extraordinario apoyo gubernamnetal adicional. Sin embargo, afirma que no está seguro de si ambas serán capaces de mostrar "una mejora adicional suficiente en los próximos dos años de su rendimiento operativo y su rentabilidad para beneficio de su perfil de crédito autónomo".