Primera reunión tras el decreto-ley

AENA y los controladores retomarán la negociación del convenio en quince días

AENA y los controladores aéreos, que se han vuelto a reunir hoy por primera vez desde que entrara en vigor el viernes pasado el nuevo decreto-ley, iniciarán dentro de quince días una nueva ronda de negociación del convenio colectivo dentro de este nuevo marco jurídico.

Fuentes del ente público indicaron a EFE que ambas partes volverán a sentarse a finales de febrero para analizar las propuestas que pone encima de la mesa la nueva norma, aprobada por el Consejo de Ministros y que será convalidada el próximo jueves por el parlamento.

El secretario de Comunicación del sindicato mayoritario de los controladores, USCA, Rafael López, manifestó hoy, en un desayuno informativo, que el colectivo sigue abierto a la negociación de un nuevo convenio colectivo y descartó cualquier medida por su parte que pueda perjudicar a los viajeros.

Añadió que, en ningún caso, "es nuestra intención que haya repercusiones en el servicio, ni hoy ni mañana ni la semana que viene o en Semana Santa".

No obstante, el colectivo de controladores no descarta llevar a cabo acciones legales porque se siente coaccionado en su trabajo con amenazas de despido por parte de AENA.

Por su parte, el ministro de Fomento, José Blanco, que espera que el decreto-ley promulgado el pasado viernes sea convalidado en el Congreso, destacó hoy en una respuesta parlamentaria en el Senado que, con las medidas que se han adoptado, se reorganiza el tráfico aéreo y el trabajo de los controladores.

En este sentido, Blanco afirmó que espera que "nunca más se produzcan huelgas de celo en el sector aéreo" y justificó la urgencia de la aprobación de la nueva norma por el "interés general", que supone garantizar "el derecho de los ciudadanos a poder coger un avión".

Sin embargo, USCA considera que "no se puede trabajar con la espada de Damocles encima de la cabeza" que supone la aplicación por parte de AENA de una nueva forma de organizar el trabajo gracias al decreto.

En este sentido, López advirtió de que se empiezan a ver los primeros efectos de algunas decisiones de personal no especializado del gestor aeroportuario que están comprometiendo el desarrollo normal de las operaciones.

La aplicación de este decreto-ley ha sido criticada y respaldada hoy desde diferentes ámbitos del sector del transporte aéreo, como viene sucediendo desde el pasado viernes.

La Unión de Controladores Europeos de Tráfico Aéreo (ATCEUC, por sus siglas en inglés) ha tachado de "dictatorial" la nueva norma en una carta dirigida al presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, al ministro de Fomento, José Blanco, y al vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani.

Esta asociación denuncia que el decreto olvida por completo cuestiones de seguridad y se pregunta cómo se puede garantizar una prestación segura de los servicios de tránsito aéreo con un programa de formación reducido, además de permitir la incorporación de controladores con bajo nivel de la lengua local, en este caso del español.

A su juicio, el nuevo decreto-ley supone un cambio total y unilateral para las condiciones laborales de los controladores españoles, despreciando los acuerdos alcanzados entre USCA y AENA en los últimos años por vía de negociación.

Por su parte, las empresas proveedoras de servicios de navegación aérea (controladores) agrupadas en la Organización Civil de Servicios de Navegación Aérea (CANSO, en sus siglas en inglés) han respaldado la decisión del Gobierno español.

En un comunicado, CANSO, que representa el 85% de los responsables de la coordinación del tráfico aéreo en el mundo, destaca que el decreto es positivo porque de esta forma se puede llegar a equilibrar la media de las tasas de navegación aérea en Europa.

El carácter de liberalización del sector que permite esta norma es considerado por este colectivo empresarial como de mejoras, tanto para los pasajeros, como para la economía española.