Acusa al PP de desprestigiar a España
El exministro de Fomento, José Blanco.
El exministro de Fomento, José Blanco.

Blanco aboga por una regulación "profunda" para atajar a los especuladores

El ministro de Fomento, José Blanco, abogó hoy por una regulación "profunda" y no "laxa" de los mercados para evitar que los movimientos especulativos de los inversores sigan perjudicando los intereses económicos de España.

En este sentido, señaló que el 'Financial Times' ha publicado que la semana pasada se registraron 40.000 operaciones de fondos especulativos de alto riesgo apostando en contra de la divisa europea y apuntó que la Bolsa española es una de las que más ha crecido en 2009, con valores financieros que cotizan "muy al alza", entre ellos el Santander.

"Por lo tanto hay alguna razón que puede llevar a que España sea uno de los países que está en el punto de mira, en el objetivo de que con esos movimientos a corto plazo se puedan obtener beneficios rápidos", afirmó el titular de Fomento en declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press.

Blanco subrayó que no hay que olvidar el origen de la crisis, que, a su juicio, tiene que ver con la "falta de control de los mercados, con la codicia y con la avaricia". "Ahora mismo parece que esto lo hemos olvidado y que rápidamente podemos estar entrando en una deriva que puede tener de nuevo consecuencias negativas", dijo.

Respecto a las recientes declaraciones del hasta hoy comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, en las que admitía que España comparte "problemas comunes" con Portugal y Grecia, entre ellos la pérdida de competitividad, el elevado nivel de déficit y las necesidades de financiación exterior, Blanco afirmó que no fueron "lo más acertadas", además de no corresponderse con la realidad de España.

"He de confesar honestamente que me parecieron injustas y desproporcionadas, hemos hablado con él y debe ser él el que comente las impresiones sobre sus propias declaraciones", afirmó Blanco, quien agregó que sus afirmaciones han generado "cierta zozobra" no sólo en España, sino en Portugal. "El mismo ha reconocido en algunas declaraciones posteriores que no quería decir lo que se interpretó que dijo", agregó.

Blanco: El PP encabeza el desprestigio de España en el mundo

El ministro de Fomento, José Blanco, ha asegurado hoy que "el PP, lamentablemente, está a la cabeza del desprestigio de nuestro país en el mundo, con las declaraciones, con las actitudes y con los comportamientos que está teniendo".

En declaraciones a Telemadrid recogidas por Efe, Blanco ha afirmado que se ha entrado en una "deriva populista con el fin de destruir la imagen y la acción del Gobierno de España".

A su juicio, el PP ha llegado a la conclusión de que "si no se destruye la imagen y el liderazgo de Rodríguez Zapatero no serán capaces de ganar las elecciones" porque "tienen poca confianza en su líder y no hacen propuestas que puedan sintonizar con la mayoría de la sociedad española".

Según Blanco, estamos en una "estrategia" en la que "todo lo que plantea el Gobierno de España y su presidente es negativo", por lo que ha dicho que si "se hacen reformas, son negativas, si no se hacen se dice que tiene que hacerlas".

En este sentido, ha añadido que se quiere hacer ver que todo lo que hace el Ejecutivo es "malo o negativo" cuando en este tiempo el Gobierno de Zapatero ha dado "un impulso como nunca a las políticas sociales, al reconocimiento de derechos, a la modernización del país" y se ha combatido "con muchísima firmeza" el terrorismo.

"La negociación colectiva, muy positiva"

El ministro de Fomento afirmó hoy que el acuerdo alcanzado entre patronal y sindicatos para la negociación colectiva entre 2010 y 2012 es "muy positivo" y un "gran paso" para la estabilidad y para generar un marco de confianza que contribuirá "sin lugar a dudas" a la creación de empleo.

"Es una gran noticia", subrayó el titular de Fomento, quien afirmó además que el Gobierno tiene como objetivo "vencer" la crisis económica con la suma de "voluntades y esfuerzos".

"Tenemos un objetivo que es vencer la crisis, trabajar para la recuperación económica y para generar empleo, que es la principal preocupación de los ciudadanos y lo que queremos hacer sumando voluntades y esfuerzos", señaló Blanco en declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press.

Asimismo, tras reconocer que el Gobierno ha hecho cosas mal, el ministro de Fomento afirmó que la semana pasa hubo un debate sobre la forma en cómo el Ejecutivo llevaba a cabo alguna cuestión y no sobre el fondo, en alusión a la propuesta de la reforma de las pensiones.

Preguntado si es posible que el Gobierno de marcha atras si hay movilizaciones, el ministro de Fomento afirmó que el Ejecutivo ha hecho una propuesta al Pacto de Toledo y agregó que es el "acuerdo de todos" el que tiene que determinar qué fórmula garantiza la mejora del sistema de pensiones.

"Cuando estamos hablando de reformar el sistema de pensiones no estamos cuestionando lo que se ha propuesto, se trata de garantizar las pensiones para dentro de 30 y 40 años en la misma situación que ahora", señaló el ministro de Fomento.

Corbacho: "El acuerdo es flexible"

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, valoró hoy el acuerdo alcanzado ayer por patronal y sindicatos en materia de negociación colectiva porque, en su opinión, se trata de una de las condiciones previas que se necesitan para generar empleo en España.

En una entrevista en Cuatro, Corbacho subrayó que, por sí sola, la reforma laboral no supondrá la creación de empleo porque el empleo lo genera la economía y para que una economía genere empleo ésta tiene que crecer. Añadió que para hacer que la economía crezca se deben dar previamente tres cosas que son más importantes que la reforma laboral.

En su opinión, el acuerdo es muy importante porque da "estabilidad" al incremento y el coste salarial de las empresas. "Además es flexible, y eso da margen, porque no es lo mismo una empresa que da beneficios que una que da pérdidas", añadió Corbacho.

Las otras dos condiciones previas que deben darse para que se genere empleo es que las entidades financieras concedan más créditos y que los ciudadanos tengan confianza en el futuro, apuntó el ministro, que señaló que la reforma laboral es un "valor añadido muy importante", ya que España no puede mantener el mismo mercado de trabajo y el mismo modelo productivo que tenía antes de la crisis.

El ministro abogó por poner sobre la mesa el contrato de fomento de empleo estable para su discusión y su mejora, con el objetivo de incrementar su uso porque representa una alternativa a la precariedad de los contratos en España.

Corbacho señaló que hay que desmitificar que en España el despido es caro y para ilustrar esta idea explicó que el 90% de los trabajadores despedidos en España tenía contratos temporales que equivalen a ocho días de indemnización por año trabajado.

El gran problema es la enorme flexibilidad que hay en España para contratar y para despedir, aseveró el ministro, que señaló que la única que vez que bajó la temporalidad de los contratos fue cuando se incentivo el uso del contrato de fomento.