Cuando la suspensión de pagos es la única salida

Aumenta notablemente el número de familias y empresas que se declaran en quiebra

Los datos se empeñan en demostrar que 2009 fue un año nefasto para familias y empresas. La situación económica empeoró de tal manera, que se disparó la cifra de familias y de empresas que se declararon en quiebra durante el año pasado. Según el INE, las familias que se declararon en concurso de acreedores se incrementaron un 132,2% respecto a 2008, mientras que las empresas que recurrieron a esta fórmula se multiplicaron por más de cinco, al aumentar un 466,4%.