En Baleares y Tarragona el descenso supera el 17% y el 14%

Las ventas de cigarrillos se desploman en las zonas turísticas

La caída del turismo ha sido el claro detonante del desplome de las ventas de cigarrillos en España en 2009. En las zonas turísticas, el descenso supera el 16%. El doble que en el resto del país. El efecto también se ha hecho notar en el tabaco de liar, donde las ventas transfronterizas han caído un 8,4%.

Hace sólo unos días, Imperial Tobacco, la dueña de Altadis, asumía que la caída del turismo había tenido una clara repercusión en la evolución de las ventas de cigarrillos en España. Y no le faltaba razón.

En las zonas donde la distribución de cigarrillos está vinculada al turismo o a las compras transfronterizas (las que se realizan aprovechando el diferencial de precios respecto a Francia), las ventas de cigarrillos se han desplomado un 16,7%. Es decir, el doble que en el resto de España.

Si en el conjunto del país, las ventas se han reducido en 2009 un 9,8%, alrededor de tres puntos porcentuales corresponden exclusivamente a la caída del turismo, según el último informe publicado por el Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT), un organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda.

Esta tendencia no es ni mucho menos una novedad, pero nunca había sido tan marcada como en el pasado ejercicio. Desde hace cuatro años, el CMT alerta de la evolución descendente de las ventas vinculadas a extranjeros. Pero en 2009, la reducción de ingresos del sector turístico ha superado los 6.300 millones de euros.

Un claro ejemplo son las islas Baleares, donde las ventas de cigarrillos se concentran un año tras otro en los meses más cálidos. Por ejemplo, en junio y julio, se comercializan en Baleares más de 16 y 17 millones de cajetillas, respectivamente. Mientras que en los meses invernales, las ventas rondan tan sólo los 6 y 7 millones de unidades. Es decir, el turismo motiva las ventas, pero también las contrae. Así, en 2009 las ventas de cigarrillos en las islas han descendido un 17%, desde 172 a 142 millones de cajetillas.

También en Cataluña, con la Costa Brava a la cabeza, se ha hecho sentir el efecto de la crisis. Sólo en la provincia de Tarragona el de desplome económico se ha manifestado con un descenso de la distribución de cigarrillos del 14%.

La industria reconocen que la evolución del turismo puede ser una de las claves para el próximo año. Si mejora el turismo, podrían tomarse un anhelado respiro. Pero el diferencial de precios de España respecto al resto de Europa sigue siendo una ventaja para las tabacaleras, a pesar de las recientes subidas de precios (de unos 15 céntimos por cajetilla).

Un ejemplo de ventas transfronterizas es Guipúzcoa, donde se comercializa la quinta parte de cigarrillos que en Madrid (103,65 frente a 496,17 millones de cajetillas), pese a que la diferencia de población es mucho mayor. En Madrid están empadronador más de 6,2 millones de personas, mientras en Guipúzcoa superan ligeramente los 700.000. Es decir, ocho veces menos.

El avance del tabaco de liar parecía imparable, pero tampoco ha evitado el impacto del turismo, con una caída del 8,48%. Sin embargo, las ventas en el mercado nacional han repuntado un 138%. De esta forma el CMT apunta que las ventas a ciudadanos españoles están por encima de las realizadas en zonas fronterizas, cuando en 2008 estas últimas eran más del doble de la picadura que se vendía para el mercado interno.

Marcas

Sólo dos marcas han elevado sus ventas en España durante 2009. Se trata de LM (de Philip Morris) y Pall Mall (de BAT), que han crecido un 20,6% y un 18,6%, respectivamente.

La cajetilla más vendida sigue siendo Marlboro, con el 14,21% del mercado, mientras que la segunda, Fortuna, copa el 11,28%; sin embargo, ambas sufren ligeras caídas respecto al ejercicio anterior.

Un sector que sigue en manos de cuatro empresas

Sólo han pasado dos años desde que Altadis pasó a manos de Imperial Tobacco, pero desde entonces la industria permanece prácticamente inalterable. El Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT) recalca que el 97% de las ventas de cigarrillos está en manos de cuatro compañías.

En España, la líder del sector es Imperial, con una cuota de mercado del 35,6%; mientras la estadounidense Philip Morris copa el 31,64%; Japan Tobacco Internacional (JTI), el 20,4%; y British American Tobacco (BAT), el 9,44%. El CMT apunta, sin embargo, que el control de estas cuatro multinacionales se ha visto ligeramente afectado a la baja, en 0,2 puntos porcentuales.

El organismo regulador apunta que Imperial comercializó a lo largo de 2009 unos 1.448 millones de cajetillas valoradas en 4.046 millones de euros. Una cifra que representa una caída del 12,5% en cuanto al número de unidades y del 1,18% en euros. Para Philip Morris el año tampoco ha sido positivo. La dueña de Marlboro ha comercializado 1.288 millones de cajetillas, lo que representa un descenso del 10,09% respecto al ejercicio 2008. En valor, la caída de ingresos de la tabacalera estadounidense ha sido del 1,81%, situándose en 3.955 millones de euros.

En cuanto al tercer operador del mercado español, la empresa japonesa JTI, ha vendido 830 millones de cajetillas valoradas en 2.371 millones de euros. Sin embargo, 2009 ha sido un buen año para BAT (dueña de Pall Mall) que ha elevado su cuota de mercado desde el 8,65% al 9,45%, al vender 384 millones de cajetillas valoradas en 1.059 millones de euros.

En cuanto al resto de operadores, su participación en el mercado de cigarrillos es mínima y sólo hay cuatro que superen el 0,3% de cuota de mercado como HVL o Tabak-Haus.