Ejecutiva Federal del PSOE

Zapatero defiende su "hoja de ruta" y defiende su coherencia con el programa del PSOE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido hoy ante la Ejecutiva Federal del PSOE la "hoja de ruta" de su gabinete y ha considerado que todas las medidas tomadas para salir de la crisis y crear empleo son "absolutamente coherentes" con el programa electoral de su partido.

Así se ha pronunciado Zapatero ante la dirección socialista, en una reunión que ha sido que ha sido "larga" e "intensa", en la que el secretario general del PSOE se ha mostrado "seguro" y "contundente", según han explicado algunos de los miembros de la Ejecutiva Federal consultados por Efe.

Zapatero ha hablado durante casi una hora y media, durante la cual ha puesto en valor las medidas adoptadas por el Gobierno para parar el golpe de la crisis económica y minimizar sus efectos, así como para fomentar la creación de empleo.

Unas medidas que forman parte de la política del PSOE, "con sentido y con contenido", sin improvisaciones ni titubeos, desde la vocación de un partido reformista y social, comprometido con los derechos de los ciudadanos, han destacado las fuentes de la intervención de Zapatero.

Tanto Zapatero como el vicesecretario general del PSOE, José Blanco , se han mostrado seguros de que la política del Gobierno conduce "por el buen camino".

A este respecto, según las fuentes consultadas, Blanco ha sostenido que los socialistas deben tener claro que van por donde hay que ir, porque los ciudadanos no juzgarán solamente cuándo se sale de la crisis, sino cómo.

Según los socialistas, pese a que España está atravesando la peor crisis de los últimos 80 años, también es cierto que el país tiene el PIB más elevado de su historia y la renta per cápita más alta, a la vez que mantiene el déficit 20 puntos por debajo de la media europea.

La idea transmitida por Zapatero a sus compañeros de partido es que en esta crisis se requieren decisiones que suponen mucha responsabilidad, que pueden no dar votos a corto plazo, pero que son necesarias "para no dejar a nadie en la cuneta".

Tras sus polémicas declaraciones de estos días, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha tomado la palabra para aclarar que nunca ha pretendido desestabilizar al Gobierno, cuando recomendó un gabinete más reducido.

Barreda ha lamentado que una frase suya haya podido usarse contra Zapatero, a quien ha reiterado su lealtad y a quien ha pedido valentía para llevar a cabo las medidas necesarias, como la reforma de las pensiones, aunque puedan ser impopulares.