El debate de la reforma laboral

Méndez cree que la reforma no es "la solución de la crisis" y apunta a facilitar el acceso al crédito

El secretario general de UGT ha puesto el acento en la poca accesibilidad a los créditos y en el consumo antes que en los cambios laborales como los factores clave de la mala situación económica. En una entrevista a El País, ha asegurado que hay margen para "abordar una buena reforma laboral".

"A los cambios laborales no se les puede atribuir la solución de los males de la economía española. El crédito no es accesible para las empresas y el consumo está bajo mínimos" ha asegurado Méndez quien ha querido recalcar que la reforma no tiene que ser "sinónimo de recorte".

Sobre la ambigüedad del documento presentado por el Gobierno ha afirmado en dicha entrevista en El País que "si se quiere buscar un punto de encuentro tiene que ser equilibrado para que todos podamos abordar aquellos temas que consideremos pertinentes" y asegura que no se abre la puerta a abaratar el despido ya que incluso "hay una frase textual" en el documento, recuerda.

Tampoco cree que el despido de 33 días del que habló Zapatero sea un abaratamiento encubierto: "El documento habla de reorientar un contrato que ya existe y que pactamos los sindicatos y la patronal en el 97. Con él, los que tienen contrato temporal pasan de cero patatero a una indemnización digna."

Sobre temporalidad y tasa de paro juvenil afirma no encontrar "una razón contundente entre normas laborales y los problemas de los jóvenes" y confirma que "habrá movilizaciones" sobre la propuesta de retrasar la edad de jubilación aunque cree que hay que "aislar ese conflicto".