Por la caída de la factura energética

El déficit comercial francés se redujo a 43.031 millones de euros en 2009

El déficit comercial francés fue de 43.031 millones de euros el pasado año, después del récord de 55.141 millones de euros de 2008, una caída que se debió en gran medida a la disminución del valor de las compras de energía.

Según los datos comunicados hoy por las Aduanas, las importaciones bajaron el 17,1% hasta los 383.847 millones de euros, mientras las exportaciones descendieron el 17,1% hasta los 340.816 millones.

La factura energética francesa se redujo en 19.100 millones de euros el pasado año, para quedar en 39.800 millones por efecto tanto de la caída del precio del petróleo como de la disminución de los volúmenes consumidos.

El sector del automóvil fue uno de los puntos negros del comercio exterior francés, con un incremento del déficit hasta los 4.500 millones de euros, frente a los 3.500 millones en 2008.

La razón hay que buscarla en que las primas al desguace de vehículos beneficiaron sobre todo a los modelos más pequeños, que por lo general no se fabrican en Francia, ni siquiera en el caso de las marcas nacionales (Renault, Peugeot y Citroen).

También pesaron en los números rojos las pantallas planas de televisión, de las que se vendieron 7,5 millones en Francia en 2009, por un monto de unos 3.500 millones de euros antes de impuestos, y cuyos principales elementos proceden del exterior, particularmente de Corea del Sur, Japón y China.

Por el lado positivo, la aeronáutica volvió a convertirse en la partida más excedentaria, como ya lo había sido en el pasado, con 15.000 millones de euros de saldo positivo. Detrás hay que ver, en particular, los cerca de 500 aviones entregados a sus clientes por Airbus, que salieron de las plantas francesas o alemanas. Este año, la filial de EADS confía en poner en manos de las compañías aéreas entre 480 y 500 aeronaves.

Perspectivas

Sobre las perspectivas para este año, la secretaria de Estado de Comercio Exterior, Anne-Marie Idrac, dijo que Francia sacará partido de la recuperación mundial y además se beneficiará de "tres factores clave de mejora de (la) competitividad", como son el crédito de impuestos por inversiones en investigación, la supresión de la tasa profesional y el desarrollo de empresas de talla media, que representan el 40% de las exportaciones.

Las exportaciones francesas a otros países de la Unión Europea bajaron en conjunto un 19,5% para quedar en 208.821 millones de euros. Los principales clientes fueron Alemania (50.109 millones de euros) e Italia (28.469 millones).

También disminuyeron las ventas a terceros países hasta 127.172 millones de euros (-13,6%), y una de las pocas excepciones fue Oriente Medio, donde se produjo un incremento de las exportaciones (13.681 millones frente a los 13.007 millones en 2008).

Las exportaciones a la Unión Europea se recortaron un 18,1% con 233.341 millones de euros, y de nuevo los principales socios fueron Alemania (64.339 millones) e Italia (31.620 millones).