Hasta que sean reparados

EE UU recomienda no conducir los coches defectuosos de Toyota

Las autoridades de Estados Unidos han recomendado hoy a los propietarios de vehículos Toyota afectados por defectos en el pedal del acelerador que no conduzcan sus automóviles hasta que sean reparados, y anunciaron que investigan si el problema está en el sistema electrónico y no en el acelerador.

El secretario de Transporte estadounidense, Ray LaHood, declaró hoy ante un comité del Congreso que su consejo a los conductores de los vehículos con defectos es que dejen de conducirlos y los lleven "a los concesionarios de Toyota" para que los arreglen. Pero LaHood no dijo que el Gobierno estadounidense esté planeando prohibir que los vehículos afectados circulen en el país.

En las últimas semanas, Toyota se ha visto obligada a llamar a revisión más de 5 millones de vehículos en EEUU por dos problemas que afectan el pedal del acelerador de varios de sus modelos.

Las palabras de LaHood tuvieron una inmediata consecuencia en las acciones del fabricante japonés. A media mañana, las acciones de Toyota perdían en la Bolsa de Nueva York un 7,6%.

LaHood también insinuó que el defecto en ocho modelos de Toyota puede que no esté en el pedal del acelerador, como ha afirmado el fabricante japonés, sino en el sistema electrónico que controla la aceleración y frenado.

El secretario de Transporte reconoció que la Administración Nacional de Seguridad en la Carretera (NHTSA por sus siglas en inglés) ha iniciado una investigación del sistema electrónico para ver si puede estar afectado por interferencias electromagnéticas.

Precisamente, los abogados de la familia de Anne Ezal, que murió en febrero de 2007 cuando el Toyota Camry en el que viajaba cayó por un acantilado, han achacado el accidente a un problema con el sistema electrónico que controla la aceleración.

Según la firma Habush Habush & Rotter, que presentó una demanda contra Toyota por el accidente de Ezal, en 2002 la compañía automovilística incorporó un sistema electrónico de aceleración en los modelos Camry.

Desde entonces, añadieron, los modelos construidos de 2002 a 2006 han sido objeto de cuatro investigaciones relacionadas con el sistema.

Además, el martes se supo que NHTSA ha recibido 155 quejas de propietarios del Toyota Prius de tercera generación, que se puso a la venta en 2009, relacionadas con el sistema de frenos del modelo híbrido más vendido en el mundo.

Según la página de internet de NHTSA, la quejas individuales muestran un fallo temporal del freno en superficies con baches o deslizantes, lo que ha causado lesiones en dos casos.