Rebaja en los precios

Ono renueva su oferta para dar la batalla del internet móvil

Lanza una nueva oferta de un giga de descarga por 14,9 euros al mes, el precio más competitivo del mercado

La operadora de cable Ono se ha marcado un propósito para el año: dar la batalla en la banda ancha móvil. Y lo ha hecho con la renovación de su catálogo de ofertas para navegar por internet en movilidad y con una rebaja en el precio de las que ya tenía.

Los cambios más importantes afectan a la opción para navegar por internet con un límite de descarga de datos de un giga y el lanzamiento de una nueva propuesta que llega hasta cinco gigas. En el primer caso, la tarifa mensual pasa de 25 euros a 14,9 euros, con lo que se convierte en la oferta más barata entre las operadoras nacionales españolas. Jazztel es la que está más cerca y cobra 19,95 euros al mes. Vodafone cobra 19 euros por la mitad de capacidad, 500 megas, mientras que Telefónica eleva a 30 euros el precio de su propuesta de internet móvil con un giga de descarga. El precio de Orange es de 29 euros al mes por un giga.

Además de esta rebaja, Ono lanzará una nueva modalidad de cinco gigas por 29,90 euros al mes. Este precio es muy parecido al que cobra Jazztel. Vodafone tiene una tarifa de 39 euros sin límite de descarga, lo mismo que factura Telefónica, aunque la velocidad se reduce una vez sobrepasados los tres gigas de navegación.

La oferta de Ono, sin embargo, tiene una condición, es sólo para clientes que tengan ya contratado algún otro servicio. Y es que el objetivo de la compañía es complementar su oferta de internet y dar a sus usuarios todas las opciones de estar conectados tanto en el hogar como fuera de él. Otra condición es que la contratación conlleva un plazo de permanencia de 18 meses, ya que Ono está subvencionado el módem USB que sirve para conectarse. Cualquier baja previa a esos 18 meses llevaría aparejada un coste de 39 euros, equivalente al precio del material.

Con esta iniciativa, Ono entra de lleno en la guerra de la banda ancha móvil, que el resto de los operadores llevan meses librando. Este segmento es el que más está creciendo dentro de las telecomunicaciones y el que tiene más potencial de seguir haciéndolo.

Para los operadores con más peso del negocio móvil, la banda ancha celular permite poner freno a la caída de ingresos de la telefonía sin hilos. Para los compañías de cable o ADSL, compensa parcialmente la reducción de la facturación en telefonía fija y el menor crecimiento en banda ancha.

La apuesta de Ono por la banda ancha móvil, sin embargo, no supone una reactivación de su oferta de telefonía celular, que la operadora tiene aparcada.