Pero puede estar razonablemente planteada

Quintás: La propuesta de alargar la edad de jubilación no es fruto de la reflexión

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, ha asegurado hoy que la propuesta del Gobierno de ampliar la edad de jubilación a los 67 años no ha tenido la acogida que merecía "porque no se ha hecho alrededor de una mesa como fruto de una reflexión serena".

Quintás, que ha ofrecido en Badajoz una conferencia sobre "Perspectivas financieras en el contexto económico actual", ha indicado, en declaraciones a los medios, que "esa medida puede estar razonablemente planteada", pero no ha sido acogida como merecía porque "no es fruto de una reflexión serena sobre los graves problemas que tiene este país"

A su juicio, "nadie se preocupa del compromiso enorme que hay que hacer para poner en pie este país" y para hacerlo se necesita "una lealtad mutua", de la que hubo un precedente como fueron los Pactos de La Moncloa.

Para Quintás, en España "cada uno está ensimismado con su pequeño problema y parece que el Gobierno se preocupa sobre todo de seguir siendo gobierno, la oposición de desgastar al gobierno, cada gobierno autonómico de sus problemas del territorio y los sindicatos de proteger el empleo del que ya está empleado".

Quintás ha afirmado que España se enfrenta a unos años en los que tendrá que ajustarse "a un escenario hostil para el economía y para la sociedad", y eso quiere decir que habrá que hacer muchas tareas, no solamente el cambio de modelo productivo.

Para Quintás, ante un Producto Interior Bruto que no va a estar en expansión extraordinaria "hay que garantizar que, cuando llegue el momento en el que los que han generado con su esfuerzo el derecho a tener pensiones, las van a tener de verdad" y "esto hoy el más frívolo ejercicio de contabilidad dice que no está garantizado y parece que se empieza a reconocer por el Gobierno".

Juan Ramón Quintás ha añadido que el problema al que España se va a enfrentar "es que se da la mala suerte de que la salida de esta crisis coincide con un entorno en el que a nivel planetario se está produciendo un proceso de reasignación del Producto Interior Bruto desde los países llamados desarrollados hacía los asiáticos".

En este sentido, ha explicado que es un proceso global que se guía por un solo parámetro, la competitividad, y "la competitividad es uno de los grandes problemas de España", ya que aunque España es el octavo país en importancia económica "cualquiera de los análisis de competitividad serios que se hacen en el mundo, nos pone siempre por debajo del puesto 30".