Busca "garantizar" la "equidad"

Blanco está dispuesto a debatir sobre las pensiones de altos cargos y diputados

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, se ha mostrado dispuesto a hablar de las pensiones de los altos cargos de la administración y los parlamentarios, y ha recalcado que la reforma del sistema público de pensiones que propone el Gobierno pretende "garantizar" una mayor "equidad".

"Todo lo que garantice mayor equidad va a contar siempre con mi apoyo y mi respaldo", ha dicho Blanco en declaraciones a TVE en las que, preguntado por si se revisará el sistema "privilegiado" de pensiones de los ministros, secretarios de Estado y parlamentarios, ha respondido que él está dispuesto a que se hable "de todo".

Respecto al hecho de que los parlamentarios consoliden la máxima pensión en siete años, en lugar de en 20 como el resto de trabajadores, Blanco ha insistido en que está dispuesto también "a corregir esta situación".

Ha recalcado que el objetivo del Gobierno es garantizar "una mayor equidad y un trato más igualitario en todo el sistema de pensiones, no sólo en esto, sino general", ha señalado el ministro de Fomento quien ha recordado que hay "muchos casos de consolidación" de la pensión similares "en distintos ámbitos". "No hablemos sólo de una cosa. Hablemos de todo. Yo estoy dispuesto hablar de todo, asumiendo errores", ha puntualizado.

Ha defendido la necesidad de prolongar la edad de jubilación y ha dicho que si fuera representante de los trabajadores "sería el que más estaría aplaudiendo esta medida".

Abiertos a escuchar alternativas

Por su parte, El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, afirmó hoy que el Gobierno tiene la "clara voluntad" de buscar "el máximo acuerdo posible" en el Pacto de Toledo y precisó que la posición que ha expresado el Ejecutivo respecto a la edad de jubilación no es una "dogmática", por lo que escuchará alternativas.

"No vamos con una posición dogmática, con una posición que sea la única posible. Queremos escuchar y ver las alternativas que hay y queremos un consenso amplio", aseguró el ministro en declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press.

En todo caso, Corbacho subrayó que el debate sobre el incremento de la edad de jubilación (el Gobierno ha propuesto elevarla desde los 65 a los 67 años) no se puede eludir, sabiendo que la Seguridad Social podría tener problemas en 2023 ó en 2029 si se echara mano del Fondo de Reserva para retrasar la entrada en déficit del sistema.

"Este es un debate que algunos pueden pretender aplazar, pero no se puede obviar, está en toda Europa, y hay datos, que ojalá se cumplan, porque eso significaría que la humanidad va conquistando esperanza de vida. En 2020 habrá 2,5 millones de pensionistas más, pero no pararemos ahí: en 2025 habrá más", avisó.

Responsabilidad de abrir el debate

El titular de Trabajo subrayó que no haber abierto a la discusión la posible ampliación de la edad de jubilación habría sido "una irresponsabilidad" por parte del Gobierno, que ha preferido ser responsable a ser cómodo y callarse.

Corbacho destacó que la reforma de pensiones no puede concentrarse en una sola medida, la de incrementar la edad de jubilación. Así, dijo que también deben mejorarse los incentivos para la prolongación voluntaria de la vida laboral, pues, de aprobarse en los términos propuestos del Gobierno, la elevación de la edad de jubilación no empezaría a aplicarse hasta 2013.

Asimismo, insistió en que deben limitarse las jubilaciones anticipadas, sobre todo de empresas que tiene beneficios, y que, incluso en el futuro, podría introducirse cierta flexibilidad para que los conceptos de trabajo y jubilación "no sean contrapuestos sino posibles". "Dentro de diez años, la esperanza de vida se acercará más a los 90 que a los 80 y eso al final no va a evitar el debate", puntualizó.

Corbacho explicó que el Gobierno no ha hecho esta propuesta por capricho, pues responde a un mandato del Congreso y el Senado, que en septiembre del año pasado aprobaron sendas mociones para que el Ejecutivo presentara al Pacto de Toledo sus propias ideas, a fin de inspirar el debate de cara a futuras reformas en el sistema de pensiones.

En su opinión, de este debate lo que debe salir es un acuerdo amplio, en el que las opiniones de los Grupos Parlamentarios no queden al margen. "El resultado final será el que se convenga como consecuencia del debate", dijo Corbacho, quien añadió que el Gobierno no contempla la hipótesis de que no pueda haber acuerdo, sea éste "más temprano o más tardío".

La OCDE pide más esfuerzos en la reforma de las pensiones

La OCDE advirtió hoy de que la reforma del sistema de pensiones en España necesita "esfuerzos complementarios" a las propuestas lanzadas por el Gobierno, que no obstante juzgó "muy positivas", y se pronunció por diversificar la financiación con pensiones complementarias privadas.

En una declaración, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destacó que para "atajar el problema de la sostenibilidad del sistema de reparto" de las pensiones, España habría de recurrir a medidas como "vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida y aumentar la edad efectiva de jubilación".

Esta última debería concretarse, por ejemplo, incrementando el número mínimo de años necesarios para obtener una pensión completa, y sugirió así pasar de los 35 años actualmente a 40, como en Francia -donde se va a pasar progresivamente a 42-.

El PP rechaza retrasar "coactivamente" la jubilación

La portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, advirtió hoy al Gobierno de que la postura de los 'populares' "es clara" en el rechazo a que se amplíe de manera "coactiva" la edad de jubilación hasta los 67 años, y anunció que su formación ha solicitado la comparecencia en la Cámara Baja de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y del ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, para que aclaren la propuesta del Gobierno.