Intento de recuperar su imagen

Nueva vida para Jaguar a sus 75 años

La india Tata trata de sacar de pérdidas a la marca nacida en 1935

Un Jaguar XF
Un Jaguar XF

El Jaguar sigue en posición de ataque pese a cumplir 75 años en 2010. La legendaria marca británica de lujo ha sido conocida todos estos años por sus distinguidos modelos, pero no tanto por sus balances. Tras años de pérdidas y de continuas reestructuraciones, Ford ingresó 2.500 millones de dólares (1.794 millones al cambio actual) tras venderle la marca y Land Rover al conglomerado industrial indio Tata, cuya presencias en el sector de las cuatro ruedas se limitaba hasta la fecha a los vehículos comerciales y los automóviles de gama baja. La compra, de hecho, pasó su factura y provocó la primera pérdida consolidada del grupo en siete años. Tata se ha empeñado en una tarea imposible en décadas, que la firma sea rentable.

Los últimos datos que se conocen de Jaguar y Land Rover fueron publicados en septiembre. Ambas marcas sufrieron unas pérdidas de 275,4 millones de euros en el primer semestre del pasado ejercicio. A finales del pasado año, Tata contrató a las consultoras KPMG y Roland Berger Strategy Consultants para estudiar formas de limar costes. Dos meses antes, la compañía había anunciado su decisión de cerrar una de las fábricas de las marcas e integrar dos plantas en una. Eso, además de renovar por completo la gama.

Y es que en sus 75 años de historia, Jaguar ha sido un objeto de deseo que, sin embargo, nunca ha proporcionado excesivas satisfacciones financieras a sus propietarios. El origen de la compañía se remonta a 1922, cuando se creó la marca SS. En 1935, sin embargo, llevar la marca estas dos letras no estaba demasiado bien visto y su creador, sir William Lyons, decidió no usar su nombre para bautizar la compañía. Durante tres décadas funcionaría como una compañía independiente. Sin embargo, en 1966 comenzaría un periplo que le conduciría a ser nacionalizada dentro del grupo British Motor Company, junto a Mini o Austin. Esta compañía se fundiría posteriormente con Leyland, propietaria de Rover, con lo que todas las grandes marcas británicas quedaban bajo el mismo paraguas. Después de varias operaciones societarias, el Gobierno de Margaret Thatcher sacó la compañía a Bolsa en 1984, un año antes de que muriese su fundador. Cinco años permanecería Jaguar como compañía independiente. En 1989, Ford se haría con la marca, como parte de una estrategia de ampliación de la cartera a la que se sumarían también Land Rover, Volvo y Aston Martin. Todas ellas están vendidas o en proceso.

En 19 años en el grupo Ford, Jaguar nunca llegó a ser rentable.

Tres nuevos modelos desde 2008

Tata ha decidido impulsar la marca para tratar de recuperar su imagen. En 2008 la compañía introdujo el XF, una berlina de cuatro puertas y cinco plazas.

En 2009 le llegó el turno al XK, coupé y convertible, y así nació uno de los mejores GT del mundo. Para el presente año, está prevista la salida al mercado del nuevo XJ. La financiación para el desarrollo de estos modelos ha provenido fundamentalmente de una línea de crédito de 170 millones de libras esterlinas (196 millones de euros al cambio actual) otorgada en noviembre pasado a Jaguar Land Rover por la división financiera de General Electric.