Marqués de Arienzo, su primera operación

Pernod Ricard venderá por partes su negocio bodeguero en España

El fallido intento del grupo francés Pernod Ricard de vender en bloque sus bodegas españolas no ha variado la política de la multinacional de desinvertir en España para reducir deuda. El grupo francés estudia ahora desprenderse de su negocio vitivinícola dividiéndolo por marcas y Marqués de Arienzo puede protagonizar la primera operación.

Pernod Ricard venderá por partes su negocio bodeguero en España
Pernod Ricard venderá por partes su negocio bodeguero en España

El cartel de venta cuelga en las 12 bodegas (de diferentes denominaciones de origen) que el grupo francés Pernod Ricard tiene en España y que adquirió cuando se hizo en 2005 con el control de Allied Domecq mediante una opa amistosa. No es la primera vez que Pernod trata de buscar un comprador para esta división, pero esta vez ha optado por trocear el negocio y preparar un cuaderno de venta específico para cada una de lasmarcas, entre las que están Alcorta, Siglo, Azpilicueta e Ysios, entre otras.

La estrategia ya está en marcha. Fuentes del sector aseguran que los cuadernos ya han sido presentados a posibles inversores, fundamentalmente los vinculados con el negocio vitivinícola. Sin embargo, la multinacional francesa prefiere guardar silencio. Tanto desde la sede de París como desde su filial española tan sólo apuntan que el grupo "no confirma nunca" ninguna operación hasta que no esté bien atada. Pero tampoco niegan que estén tratando de lograr la venta, una a una, de sus bodegas españolas.

Reconocen que Pernod Ricard está inmerso en una proceso de desinversión de activos con el que espera conseguir 1.000 millones de euros. De esta cuantía, ya ha logrado cerca de 700 millones gracias, entre otras operaciones, a la venta de su marca Tía María. Pero para conseguir su objetivo aún tiene que captar otros 300 millones que en parte procederán de la venta de alguna de sus bodegas en España, englobadas en la filial Bodegas Domecq.

PERNOD RICARD 158,00 -0,38%

La operación que podría estar más avanzada es la colocación de Bodegas Marqués de Arienzo, situada en la Rioja Alavesa. Fuentes del sector afirman que el cuaderno de venta ha sido presentado, en concreto, a tres firmas con intereses en Rioja y en otras denominaciones de origen.

Marqués de Arienzo, que elabora vino de crianza, reserva y gran reserva, tiene 300 hectáreas de viñedos repartidos en Elciego y Laguardia, ambos en Álava.

Saber en cuánto valora Pernod Ricard cada una de las bodegas a la venta no es tarea fácil. Hace sólo unos meses, cuando el grupo francés se planteaba vender en bloque Domecq Bodegas, el precio de venta rondaba los 300 millones de euros. Sin embargo, fuentes del sector apuntan que la propuesta de compramás elevada rondaba los 150millones y procedía de un relevante grupo bodeguero andaluz. Una cifra que estaba muy lejos de las aspiraciones de Pernod.

Según las citadas fuentes, las ofertas eran sustancialmente inferiores debido a la exclusión de la operación de la fuerza de ventas de la división, complicando las posibilidades de distribución para cualquier comprador. Ante esta situación, Pernod decidió replantearse sus iniciativas. Sin embargo, en los últimosmeses ha redefinido su estrategia después de cerrar el último ejercicio (concluido en junio) con un endeudamiento de 10.888 millones de euros.

En cuanto a la actual operación de venta, otra de las posibilidades que cobra fuerza dentro del sector pasa por que Pernod Ricard mantenga bajo su control la marca Campo Viejo, , la más y que consideramejor posicionada tanto dentro como fuera de España. De hecho, Pernod tiene en cartera una amplia gama de vinos, de países tan dispares como Australia, Nueva Zelanda, Argentina e incluso Georgia o Brasil.

Una división que tuvo su origen en San Sebastián

El origen de lo que hoy es el grupo Bodegas Domecq que Pernod Ricard quiere vender por partes no es ni Rioja ni Ribera del Duero, dos de las nueve denominaciones de origen donde tiene instalaciones.

El grueso de Bodegas Domecq nace impulsado por un grupo de empresarios guipuzcoanos encabezados por Juan Alcorta, también fundador de Koipe, que crean Savin, con sede en San Sebastián, a finales de los cincuenta del siglo XX. Esta compañía elaboraba vino de mesa que rellenaba en botellas de cristal retornables. La firma ganó músculo con la creación de una importante red de distribución, lo que abrió el apetito inversor del Banco Industrial de Bilbao, una filial del Banco de Bilbao. Con la entrada de la entidad financiera, que colocó este activo en su Corporación de Alimentación y Bebidas en la que también se cobijaban Kas y Conservas Garavilla, el grupo vitivinícola, ya con el nombre de Bodegas y Bebidas, fue abandonando en los ochenta el vino de mesa por el de denominación de origen.

Entre 1989 y 1999 va comprando bodegas y sale al mercado continuo. El banco controlaba el 60% del capital y prácticamente el resto estaba en manos de los fundadores, lo que impidió su recorrido en Bolsa.

La estrategia de BBVA de desprenderse de su cartera industrial le pone el cartel de venta. Tras realizar fuertes inversiones en nuevas bodegas como Ysios y Juan Alcorta, obra de los arquitectos Santiago Calatrava e Ignacio Quemada, respectivamente, BBVA y el resto de accionistas venden el grupo en 2001, con importantes plusvalías, a Allied Domecq, propietario de Marqués de Arienzo y que pagó unos 300 millones. En 2005 entra en la órbita de Pernod Ricard tras la opa lanzada a Allied Domecq.