Plan presupuestario para el año fiscal 2011

Obama congela el gasto público parcialmente: "Es hora de ahorrar"

El presidente de EE UU, Barack Obama, afirmó hoy que "es hora de ahorrar" para controlar el déficit, durante la presentación de su plan presupuestario para el año fiscal 2011, que prevé la congelación parcial del gasto y un desembolso de 3,8 billones de dólares.

El presidente de EE UU, Barack Obama, durante el discurso sobre el Estado de la Unión
El presidente de EE UU, Barack Obama, durante el discurso sobre el Estado de la Unión

"Simplemente no podemos gastar como si los déficit no tuvieran consecuencias", dijo Obama en una declaración en la Casa Blanca, acompañado de sus principales asesores económicos.

El proyecto prevé desembolsos públicos por valor de 3,8 billones de dólares en el año fiscal 2011, que comenzará en octubre. Con ello el déficit caerá, según sus cálculos, a casi 1,3 billones de dólares en ese ejercicio, frente a la cantidad récord de 1,6 billones previstos para este año fiscal.

"Es hora de ahorrar lo que podamos, gastar cuando debamos y vivir de acuerdo con nuestras posibilidades", afirmó el presidente estadounidense.

El plan presupuestario marca un cambio de tono de la Casa Blanca, que hasta ahora había destacado la necesidad de superar la crisis con medidas de estímulo económico y dejar los déficit como un problema secundario.

La propuesta, que debe ser aprobada por el Congreso para entrar en vigor, establece la congelación de aproximadamente el 17% de las partidas públicas.

Exentos de los recortes están el gasto en defensa y en los programas de salud públicos para los pobres y los ancianos.

El plan incluye, en cambio, una subida de más del 6 por ciento en el presupuesto de educación.

"No hay mejor plan contra la pobreza que una educación de calidad internacional", remarcó hoy Obama.

También incluye un proyecto para usar 100.000 millones de dólares para fomentar el empleo con recortes de impuestos a las pequeñas empresas, inversiones en infraestructuras y energías limpias.

Obama consideró "esencial" la creación de puestos de trabajo, en un momento en el que el índice de desempleo en Estados Unidos se sitúa en el 10 por ciento.

El plan presupuestario pone fin a las reducciones impositivas temporales para las personas de mayores ingresos aprobadas durante el gobierno de su predecesor, George W. Bush.

"Simplemente no nos lo podemos permitir", afirmó hoy Obama, quien criticó a la administración anterior por dar "una bajada tributaria ingente a los ricos" e iniciar dos guerras sin tomar medidas para pagarlas.

El déficit de 1,3 millones de dólares que la Casa Blanca prevé para el año fiscal 2011 si el Congreso aprueba su plan presupuestario equivaldría al 8,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

En comparación, los casi de 1,6 billones de números rojos previstos para este año fiscal ascienden al 10,6 por ciento del PIB.

El borrador presupuestario remitido por la Casa Blanca al Congreso contempla que la economía estadounidense crecerá un 2,7% este año y se expandirá un 3,8% en 2011 y un 4,3% al año siguiente, mientras que prevé que la tasa de paro se mantenga en el 10% en 2010 para bajar al 9,2% en 2011 y al 8,2% en 2012, manteniéndose por encima del 6% hasta 2015.