Nuevo castigo al bono griego

La prima de riesgo de la deuda española roza los 100 puntos

La situación de los mercados de deuda europeos siguió agravándose ayer. El tipo de interés del bono griego se disparó otros 40 puntos básicos hasta llegar al 7,156%, y la presión del mercado hizo caer al euro por debajo de los 1,40 dólares. La prima de riesgo del bono español con el alemán alcanzó los 99 puntos básicos.

Mientras los líderes económicos y políticos se reúnen en Davos, el implacable mercado insistía ayer en su ataque sobre la deuda de los países de la Europa periférica. Grecia sobre todo, pero también, España, Portugal e incluso Bélgica, un castigo que se extendió al euro. Si bien no hubo novedades de gran relevancia, el tipo de interés del bono griego a 10 años se disparó otros 40 puntos básicos hasta llegar al 7,156%, en plena espiral de desconfianza sobre los bonos soberanos.

En España, la presión del mercado llevó la prima de riesgo -diferencial entre el tipo de interés del bono español a 10 años con el alemán- a rozar los 100 puntos básicos por primera vez desde abril. Concretamente, el tipo de la deuda española se fue del 4,1% al 4,19% mientras el bono alemán, refugio de los inversores en épocas de tormenta, se mantuvo en el 3,2%.

"El caldo de cultivo es el mismo, hoy no hay nada nuevo. Más allá del diferencial, lo relevante es la tendencia, que no es coyuntural. El mercado interpreta que el problema de las finanzas públicas en los países de la Europa periférica es real y espera medidas de ajuste del gasto", explica Sara Baliña, analista de AFI, que destaca, además, que el mercado estará atento a las medidas de ajuste fiscal que se espera presente el Gobierno en el Consejo de Ministros de hoy.

Paralelamente, la prima de riesgo italiana e irlandesa creció 6 y 10 puntos básicos, y la portuguesa 17. De hecho, ayer la agencia Moody's advirtió que Portugal deberá hacer más recortes de gasto público si quiere conservar sus ratings. El Gobierno acaba de anunciar un plan para reducir del déficit al 8,3% en 2010 desde el 9,3%.

Por su parte, el primer ministro griego, Georgios Papandreu, señaló en la cumbre de Davos que el país está siendo "victimizado" por los rumores de los mercados y que no ha pedido ayuda financiera a la Unión Europea o a algunos de sus Estados miembros, desmentido que fue confirmado por Francia y Alemania. El CDS (credit default swap) de la deuda griega, esto es el seguro de impago de sus bonos, alcanzó los 400 puntos, lo que significa que asegurar frente a un impago 10.000 euros en deuda griega hay que pagar 395.

La presión llegó a afectar al euro, que perdió la cota de los 1,4 dólares, el nivel más bajo desde agosto y que representa un retroceso del 7,65% desde los máximos alcanzados de finales de noviembre, en 1,51 dólares. Los problemas que para la zona euro se pueden derivar de un nuevo deterioro de la capacidad de financiación del Tesoro griego eran de nuevo el motivo que explicaba este movimiento. El ministro de Finanzas alemán, Rainer Bruederle, señaló en un discurso en el Parlamento que "algunos estados de la zona euro están mostrando una debilidad peligrosa. Esto podría tener efectos fatales sobre todos los estados".

La cifra

12,7% del PIB es el déficit público del Estado griego en el año 2009. Las agencias de calificación crediticia, las autoridades europeas y los analistas urgen al Gobierno griego a presentar un plan de ajuste creíble.