Busca oportunidades de expansión

Renfe quiere cerrar las líneas no rentables o sin subvención

Renfe Operadora está dispuesta a cerrar aquellas líneas que en el futuro no sean rentables o que consideradas de "interés público" no cuenten con subvención, bien del Gobierno o de las Administraciones de las Comunidades Autónomas.

El presidente de Renfe, Teófilo Serrano, señaló hoy en rueda de prensa que "durante el 2010 todos los servicios que preste Renfe tienen que ser rentables", por ello "no puede haber ningún trayecto que no lo sea".

Los servicios que Renfe considera "no rentables" deben estar respaldados por "un interés público", que es responsabilidad del Estado, aunque a juicio de Serrano también puede ser que una Comunidad Autónoma que sea competente por tener transferido el ferrocarril lo fije y pague el déficit de la línea.

La fijación de este tipo de "servicios" se llevará a cabo a lo largo del primer semestre de 2010, y en el nuevo Contrato Programa que se firme con el Gobierno deberán estar claros los "servicios públicos" y cuales financiados, y los que la compañía no podrá mantener.

Actualmente se encuentran contemplados como de este tipo de servicios las Cercanías, la Media Distancia por vía convencional, y la Media Distancia por vía de alta velocidad (Lanzaderas).

Teófilo Serrano presentó hoy el Plan Estratégico de Renfe Operadora para el periodo 2010-2012, con el lema de "10 retos, 1.000 días" sobre la base de dos pilares fundamentales, "la orientación hacia el cliente y la eficiencia", ante el nuevo reto del "cambio futuro" que debe acometer la compañía.

Oportunidades para la expansión internacional

Serrano destacó que en ese contexto se abren importantes oportunidades para la expansión internacional del negocio, al tiempo que Renfe debe seguir adaptándose a la liberalización del sector y a la competencia que ya ha llegado a nivel del transporte de mercancías y que en el futuro se va a producir en el de viajeros.

Esta adaptación se debe afrontar tanto a nivel internacional europeo, como en el caso particular de España con el traspaso de las competencias y la financiación de los servicios regionales a las Comunidades Autónomas.

El Plan Estratégico apunta hacia el cumplimiento de diez retos prioritarios que van desde la definición de la frontera clara entre los servicios comerciales y las obligaciones de servicio público y su modelo de gestión, a la expansión internacional con la puesta en marcha de una organización específica enfocada al negocio ferroviario a nivel internacional.

Así mismo se tiene como objetivo la racionalización de productos para atender a las necesidades de los clientes; una coordinación con el resto de los medios de transportes para la conexión entre los distintos corredores y, una mayor relación con los viajeros a través de la página web de la compañía y de un nuevo servicio por telefonía móvil.

En este periodo se van a poner en marcha diversos trayectos de nueva alta velocidad, y el presidente de Renfe destacó entre ellos el que en 2010 va a conectar Madrid con Valencia y con Albacete.

Las mercancías también son objetivo del Plan 2010-2012, donde la empresa se ha marcado como objetivo primordial convertirse en un operador logístico integral y ganar cuota de mercado.

En cuanto a la eficiencia y productividad, esta serie de actuaciones prevé conseguir un ahorro de costes, que en el caso del 2010 se situarán en torno a 70 millones de euros.

El borrador del Plan Estratégico está previsto que se tenga dispuesto para finales de marzo de este año.