La compañía va a suspender operaciones

Quantum cesa su actividad hasta que alcance un acuerdo con SAS sobre su deuda

Quantum, antigua Aerolíneas de Baleares (Aebal), ha suspendido "temporalmente" su actividad mientras negocia con el grupo escandinavo SAS la cancelación de las deudas que tenía la empresa cuando la vendió el pasado año a la compañía española Proturin, señalaron a Efe fuentes de la empresa.

Los accionistas de Quantum iniciarán acciones legales contra SAS y Spanair Holding por incumplimiento del contrato en la venta de esta aerolínea, al tiempo que suspende "temporalmente" la venta de billetes y su actividad, sin que se cierre la empresa, ya que tiene intención de volver a volar cuando se llegue a una acuerdo con el grupo escandinavo.

Un portavoz de Quantum indicó a Efe que Quantum está devolviendo aviones Boeing B717 a SAS, si bien se plantea operar con otros en régimen de "leasing" (alquiler) "en un futuro inmediato", una vez que se solventen los problemas de deudas.

Las acciones legales se deben al "incumplimiento reiterado" por parte de SAS de las distintas obligaciones que asumieron con Quantum, ya que, según el contrato de venta al empresario Antonio Mata, los vendedores se comprometieron a cancelar las deudas -por un importe de 14 millones de euros- que tenía Aebal a 31 de diciembre de 2008, según las mismas fuentes.

Las acciones que iniciará la española Proturin como propietaria de Quantum, que preside Mata -ex presidente de Aerolíneas Argentinas-, van encaminadas, según el portavoz, a depurar también las responsabilidades de los vendedores tras la aparición de pasivos no contabilizados de los que no se tenían conocimiento en el momento de la compra y que suponen un incremento en las pérdidas de la compañía en 2008.

Estos datos se han constatado al realizar una auditoría de las cuentas de Aebal y comprobar que no se corresponden con los datos aportados por SAS y Spanair Holding en las negociaciones realizadas durante la operación de compra-venta.

Ante la situación, Quantum Air está procediendo a la devolución de los aviones Boeing B717 a SAS, al tiempo que le insta a la "sucesión de empresa" de la totalidad de los trabajadores de la compañía al amparo del artículo 44 del vigente Estatuto de los Trabajadores.

De esta forma los 155 trabajadores afectados deberán pasar a formar parte de la plantilla de SAS.

Quantum Air suspenderá voluntariamente y de forma temporal la venta de billetes en sus sistemas de reservas y se está ocupando de acomodar en otras líneas aéreas a los pasajeros que en los próximos 15 días tenían contratado sus vuelos con la compañía.

Aquellos pasajeros que tengan billetes para fechas posteriores a este periodo se les devolverá el dinero que hayan pagado, mediante el reembolso del importe correspondiente.

El cierre temporal de la compañía no ha producido hoy incidencias en la operativa del aeropuerto madrileño de Barajas, ya que los pasajeros de Quantum han sido recolocados en vuelos de otras compañías.

Quatum Air es una empresa resultado de la compra el 13 de enero de 2009 de la aerolínea Aebal, que pertenecía al grupo escandinavo SAS y a Spanair Holding.