Quiere seguir el ejemplo de EE UU

UGT apoya que España grave también las operaciones especulativas bancarias

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, se mostró hoy partidario de que también España y la Unión Europea, tal y como ha anunciado Estados Unidos, "impongan una contribución" a las operaciones "especulativas" de los bancos.

En una entrevista con Onda Cero, Méndez aseguró que ese tipo de operaciones a corto plazo generan "ingentes beneficios". Por ello, en línea con lo que ha propuesto el presidente estadounidense Barack Obama, Méndez defiende que el Gobierno español y la Unión Europea (UE) graven las operaciones especulativas, porque "a veces generan problemas gigantes como los que están pasando" (en referencia a la actual crisis económica y financiera).

Además, hacer pagar a las entidades financieras por ello contribuiría a "mejorar" la situación recaudatoria de las arcas públicas y a reducir el déficit que soportan las administraciones.

Preguntado si el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es "más benévolo" con los bancos españoles que Obama con los suyos, el secretario general de UGT respondió que el Ejecutivo español tiene que "seguir insistiendo y hacer presión política" para que las entidades financieras canalicen entre las familias y las empresas los recursos públicos obtenidos por la crisis.

En cuanto a la próxima negociación de la reforma laboral con el Gobierno y la patronal CEOE, dijo que son "más urgentes" una en materia energética y otra de la Justicia.

Según explicó, el "despilfarro" energético que existe en España equivale a tres puntos del Producto Interior Bruto, mientras que las "distorsiones" que padece la Justicia pueden provocar una disminución del crecimiento de la economía de dos puntos.

En materia de inmigración, tras la polémica del Ayuntamiento de Vic con el empadronamiento de los inmigrantes, Méndez dijo estar "muy preocupado" porque este tema se utilice como "argumento político".

En su opinión, la actual Ley de Extranjería tiene "luces (reconoce a los inmigrantes su derecho a la representación sindical)" y sombras, que identificó con los períodos de detención que se aplica al colectivo y con el reagrupamiento de familiares.

Para Méndez, esta ley es "dura" y no se puede hacer más, porque lo que hay que hacer es hablar de "población diversa", como en Alemania y Francia, en vez de hacer una distinción entre "autóctonos e inmigrantes".