Bolsa de Nueva York

China y la reforma del sistema financiero provocan una caída semanal del 4,1%

Por tercera jornada consecutiva continúa la escalada de descensos y ventas en los principales mercados mundiales. El anuncio de Obama del jueves sobre un cambio en la legislación de las entidades financieras que establecería límites más restrictivos a su actividad, volvió a pesar en el parqué. Huérfanos de referencias macro, y con unos resultados empresariales dispares, los inversores volvieron a decantarse por el rojo, y el Dow Jones cerró con un descenso del 2,09%, y un retroceso semanal del 4,1%.

Las tres últimas sesiones de la semana han supuesto importantes recortes para la Bolsa de Nueva York. Si el miércoles el motivo principal de esos descensos fue la decisión de China de restringir el crédito -que podría poner en peligro la recuperación económica-, unido a algunos malos resultados corporativos, las dos últimas jornadas han estado marcadas por la reforma del sistema financiero anunciada por Obama, que desató una oleada de ventas, especialmente en el sector bancario.

El Dow Jones bajó un 2,09% hasta los 10.172 puntos, y cierra la semana con un descenso acumulado del 4,1%; el S&P 500 retrocedió un 2,21% hasta las 1.091 unidades, con un balance semanal negativo del 3,61%; por su parte, el tecnológico Nasdaq registró unos recortes del 2,67% hasta los 2.205 puntos, y un retroceso semanal del 3,91%.

A todo ello hay que sumar que a lo largo de la semana la inestabilidad de Grecia o la fortaleza del dólar, que no incentiva la inversión bursátil, siguen lastrando al mercado. En la sesión de hoy, al igual que en las dos anteriores, los resultados de las grandes compañías -General Electric, American Express, Google o McDonalds esta jornada-, no han logrado paliar los efectos de China, o la reforma del sistema financiero.

Datos macro

En el frente macroeconómico el mercado no ha dispuesto hoy de referencias destacables. Si bien, a lo largo de la semana, y de forma más acentuada en el sector inmobiliario, las cifras no han estado, en absoluto, en línea con lo esperado por los analistas.

Las viviendas iniciadas -con la cifra más baja desde que comenzaron los registros en 1959- o las solicitudes de subsidio por desempleo -con el mayor incremento en ocho meses- han dejado un poso de pesimismo difícil de disimular.

Huérfanos de referencias, los inversores apuntan al mercado del petróleo. El barril de crudo de Texas bajó hoy un 2,02% y cerró a 74,54 dólares por barril, con lo que acumuló un descenso durante la semana del 4,43%, debido en parte al temor a una débil demanda energética en Estados Unidos y a una ralentización en el crecimiento de China.

Según los analistas, este descenso se ha visto alentado por el anuncio el jueves del Departamento de Energía de que las reservas de gasolina en este país aumentaron la semana pasada más de lo previsto. A lo que se sumó el reciente anuncio, anteriormente mencionado, de las autoridades chinas de que restringirán el crédito en su país para evitar burbujas especulativas y otros riesgos que conllevan la recuperación económica, al tiempo que los analistas comienzan a vaticinar una posible subida de los tipos de interés en ese país.

Por su parte, el dólar bajaba ante el euro, que se cambiaba a 1,41 dólares.

Datos micro

En el plano empresarial, la batería de resultados corporativos que está viviendo la semana sigue acaparando la atención de los inversores. Entre ayer, tras el cierre de sesión, y hoy General Electric, American Express, Google y McDonalds, entre otras, han desfilado por la pasarela de resultados.

La compañía estadounidense de tarjetas de crédito y servicios de pago American Express obtuvó un beneficio neto de 1.802 millones de dólares (1.275 millones de euros) al cierre del ejercicio 2009, lo que supone un 33% menos que hace un año, pese a triplicar sus resultados trimestrales.

La multinacional estadounidense General Electric obtuvo un beneficio neto atribuible en 2009 de 10.725 millones de dólares (7.590 millones de euros), un 38% menos que los 17.335 millones de dólares (12.269 millones de euros) de 2008. Asimismo, ha anunciado que en el cuarto trimestre del año ganó 2.940 millones de dólares, o 28 centavos por acción, en línea con las expectativas del mercado. La compañía ha anunciado que prevé un sólido crecimiento del beneficio en el futuro.

Google ha disparado su beneficio un 54%, pero sus resultados no han tenido buena acogida en el parqué, pues los analistas esperaban mejores cifras. La firma tecnológica con sede en Silicon Valley comunicó hoy que el beneficio neto en el 2009 fue de 6.520 millones de dólares, frente a los 4.226 millones del 2008. La facturación alcanzó en el conjunto de 2009 los 23.650 millones de dólares, un 8,5% más que en 2008. Sin embargo, los ingresos aumentaron un 13% respecto al tercer trimestre hasta una cifra de 4.950 millones de dólares, por debajo del incremento de un 17% esperado por los analistas.

Además, el conflicto con China, donde el buscador ha amenazado con cerrar sus operaciones tras un ataque cibernético contra cuentas de correo electrónico de activistas pro derechos humanos, no tendrá efectos financieros inmediatos, pero sí podría tenerlos a más largo plazo.

McDonald's, la mayor cadena de comida rápida del mundo, anunció hoy que en 2009 ganó 4.551 millones de dólares, lo que supone un incremento del 6% respecto al año anterior. La firma, con sede en Oak Brook (Illinois), indicó que su beneficio en el último trimestre del año fue de 1.216,8 millones de dólares, o 1,11 dólares por acción, un 23% más que en el mismo periodo de 2008, lo que superó las previsiones de los analistas.

El fabricante estadounidense de motocicletas Harley-Davidson contabilizó unas pérdidas netas de 55,1 millones de dólares (39,3 millones de euros al cambio actual) durante el pasado año, en comparación con los beneficios de 654,7 millones de dólares (467,4 millones de euros) obtenidos en 2008. La multinacional explicó que estas pérdidas son consecuencia del complicado panorama económico y de los costes derivados de las medidas de reestructuración que ha llevado a cabo la empresa, y que ascendieron durante el pasado ejercicio a 224 millones de dólares (160 millones de euros).

Por último, dentro del sector financiero, JP Morgan ha conseguido capear mejor el temporal que se cierne entre las financieras, gracias a la recomendación de compra de los analistas de Citi, pues consideran que las medidas anunciadas ayer por Obama apenas afectarán a la entidad.

Las acciones de Procter&Gamble lideraron los ascensos (1,07%), seguidas de General Electric (0,81%), McDonalds (0,38%) y Coca-Cola (0,04%), únicos valores con saldo positivo.

En el polo opuesto, los títulos de American Express (-9,3%) lideraron los abultados descensos de la jornada, junto a Alcoa, (-6,04%), Intel (-4,7%) Bank of America (-4,59%), el fabricante de maquinaria industrial Caterpillar (-4,57%), Cisco (-4,46%), JPMorgan (-4,09%), y HP (-3,86%).