Vendió 40% menos de teléfonos

Sony Ericsson perdió 836 millones de euros netos el año pasado por la crisis

El consorcio de telefonía sueco-japonés Sony Ericsson perdió 836 millones de euros netos el año pasado, frente a los 73 millones de pérdidas de 2008, debido a la crisis, informó la compañía.

La pérdida bruta, incluyendo los gastos de reestructuración, pasó de 83 millones en 2008 a 1.043 millones de euros en 2009, lo que representa un aumento superior al 1.000%. La pérdida operativa se multiplicó por 800 para situarse en 1.018 millones de euros. Las ventas en ese período fueron de 6.788 millones de euros, un 40% menos que el año anterior.

Sony Ericsson vendió 57,1 millones de teléfonos móviles en 2009, un 40 por ciento menos, y el precio medio de venta por unidad subió de 116 a 119 euros. En el cuarto trimestre del año, la pérdida neta se redujo un 11%, pasando de 187 a 167 millones de euros.

La pérdida bruta, incluyendo gastos de reestructuración, pasó de 261 a 190 millones de euros. La pérdida operativa se contrajo un 31% y se situó en 181 millones de euros. La facturación cayó un 40%, de 2.914 millones a 1.750 millones de euros.

El número de teléfonos vendidos descendió un 40% para alcanzar los 14,6 millones, mientras que el precio medio de venta por unidad fue de 120 euros, un euro menos que en el mismo período de 2008.

Durante 2008, Sony Ericsson se aseguró fondos externos por valor de 455 millones de euros para reforzar su balance y mejorar su liquidez, de los que 350 millones han sido garantizados por las compañías matrices al 50 por ciento y sólo se han utilizado por el momento 255 millones del total.

Sony Ericsson informó de que continúa con su plan, iniciado a mediados de 2008, para reducir costes por valor de 880 millones de euros, calculando el regreso a beneficios en la segunda mitad de 2010. Desde la puesta en marcha de este programa, la compañía ha reducido su plantilla en 2.500 trabajadores, hasta 9.100 empleados, y ha usado 339 millones de euros en gastos de reestructuración, que se espera se mantendrán dentro de los 500 millones totales calculados con anterioridad.

El presidente de Sony Ericsson, Bert Nordberg, destacó en un comunicado la mejora experimentada por el consorcio sueco-japonés en el último trimestre del año, que obedece a una actualización del portafolio y a los efectos positivos de las transformaciones impulsadas por la empresa.

"Las actividades de reducción de costes y reestructuración de recursos son necesarias para construir una organización más ligera y eficiente, capaz de afrontar las demandas de un panorama competitivo cambiante", señaló Nordberg, confiado en que la empresa va por el "camino correcto".

Sony Ercisson calculó que el mercado mundial de telefonía móvil cayó un 8 por ciento el año pasado y que su cuota de mercado en el cuarto trimestre era de aproximadamente el 5%. Para 2010, el consorcio sueco-japonés pronosticó un ligero crecimiento en la venta total de teléfonos móviles.