Así lo afirmó ayer en Madrid el ministro de Industria

España apuesta por crear en la UE un "verdadero" mercado único digital

La presidencia española de la UE impulsará la creación de un mercado único digital europeo. Así lo afirmó ayer en Madrid el ministro de Industria, Miguel Sebastián, durante la presentación de un informe elaborado por las asociaciones empresariales europeas de telecomunicaciones y tecnología (TIC), que servirá de base para establecer la Agenda de Granada, heredera de la Estrategia i2010.

Sebastián dejó claro que la nueva estrategia TIC de la UE deberá incluir la creación de un Mercado æscaron;nico Digital. Con un objetivo contundente: "Que se materialice la quinta libertad de la UE", que es la que hace referencia a la libre circulación de contenidos y servicios digitales. Las palabras del ministro español reflejaban una vieja petición de la industria TIC, que reclama desde hace tiempo que se eliminen las barreras que impiden que se desarrolle el sector y poder ofrecer así una variedad de modelos de negocio alrededor de los contenidos digitales legales.

El presidente de la patronal europea de tecnología DigitalEurope, Erkki Ormala, señaló que Europa tiene en este campo una industria competitiva, "pero actualmente sufre porque no tiene un único mercado donde suministrar los contenidos y servicios digitales". Ormala aclaró que la creación de este mercado implicará una reforma de los derechos de autor en Europa, pese a que reconoció su importancia para financiar la creación de contenidos. "Es indispensable revisar los sistemas de licencias y los gravosos y desfasados regímenes de canon por copia privada", dijo.

En este punto, Bridget Cosgrave, directora general de DigitalEurope, criticó que "el sistema de tasas actual se remonta a los años sesenta (a la era analógica)" y exigió un sistema paneuropeo armonizado. Caroline Van Weede, responsable de Cable Europe, pidió no sólo que se "asegure que se puede obtener una licencia para toda Europa con un solo trámite, sin un proceso largo y costoso", sino que los mecanismos de cobro de los derechos de propiedad intelectual "sean transparentes".

La industria TIC reconoció, no obstante, la necesidad de luchar contra la piratería en Europa, pero aseguraron que la mejor arma para ello es "un acceso razonable y fácil a los contenidos".

Con todo, Sebastián, que reconoció que el canon "es un tema sujeto a revisión", anunció que la propiedad intelectual será uno de los puntos a tratar en la Agenda de Granada. Los próximos 19 y 20 de abril se celebrará en esta ciudad andaluza una reunión informal de los ministros de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información para presentar la estrategia de Granada, heredera de la Estrategia i2010 de Lisboa. "Ha llegado el momento de plantear una estrategia para los próximos cinco años que nos permita mantener una posición de liderazgo frente a EE UU y los países asiáticos", añadió el ministro, que señaló que en esta nueva estrategia deberán estar también presentes cuestiones como las redes de nueva generación y el fomento de la igualdad en el acceso a la sociedad de la información. De hecho, el Gobierno español incluirá en la agenda digital una Carta Europea de derechos de los usuarios de comunicaciones electrónicas, un documento similar al aprobado en España.

Más confianza y acceso al mercado

Ormala destacó ayer que para aprovechar el desarrollo de las TIC en Europa y que se impulse el comercio online, la administración electrónica, la sanidad en línea y otros servicios digitales es necesario que los usuarios tengan confianza en internet. "Y esto sólo se logrará di impulsamos unas reglas de privacidad que funcionen en el ámbito europeo y si desarrollamos un espacio digital más seguro para consumidores y empresa", subrayó Ormala, quien abogó por una mayor cooperación público-privada en este ámbito y por unas sanciones "más duras" por delitos digitales.

La industria también reclamó tener un acceso equitativo al mercado global y pidió a la UE que los servicios electrónicos y las TIC sean prioridad en las negociaciones en la OMC y a nivel bilateral. Francisco Mingorance, director de BSA, criticó las medidas nacionales, como las que aplica China, que favorecen a las empresas locales.

Demasiados intereses

Es la primera vez que una presidencia europea pide un acuerdo conjunto a toda una industria como la de telecomunicaciones y tecnología sobre los temas que se deben abordar, pero eso también ha producido algún problema. En varios apartados del documento presentado ayer, los responsables reconocen que la pluralidad de intereses ha impedido presentar una propuesta común. Uno de los temas en conflicto es cómo conjugar la competencia y la inversión en banda ancha.

Un sector clave para impulsar la productividad

"La competitividad futura de Europa depende en gran medida de su capacidad para facilitar una amplia adopción de las TIC en los sectores público y privado". La frase consta en el documento presentado ayer por el ministro Sebastián y resume el convencimiento del sector de telecomunicaciones y de tecnología de que su crecimiento no sólo beneficia a las empresas que lo componen, sino que es clave para tres materias imprescindibles: la productividad, el crecimiento y la sostenibilidad.

Un 40% del crecimiento de la productividad en Europa se debe al sector de telecos y tecnología, asegura el documento, que destaca que esta industria tuvo unos ingresos totales de 718.000 millones de euros en 2008 en el Viejo Continente.

La innovación basada en la banda ancha tiene potencial para crear hasta un millón de nuevos trabajos y generar actividad económica adicional por valor de 849.000 millones de euros. Por eso, los autores del informe afirman que esta industria es clave para que Europa salga de la crisis cuanto antes.

Además, y en el campo de la sostenibilidad, el documento asegura que la aplicación y difusión de las TIC tiene potencial para reducir en un 15% las emisiones de CO2.

Las 'telecos' piden fondos públicos para banda ancha

El informe elaborado por las principales asociaciones de la industria de telecomunicaciones y tecnología deja claro que los problemas y las peticiones de las empresas a escala europea son muy similares a los que tienen las firmas en España. Así lo demuestran dos de las principales reivindicaciones del sector, que se centran en un mejor trato fiscal y en el apoyo de fondos públicos para llevar las redes de banda ancha allí donde la inversión privada no llega.

En el primer campo, las compañías solicitan que se tomen decisiones comunitarias que eliminen las barreras administrativas que interfieren en el desarrollo de los servicios electrónicos, así como las diferencias nacionales que obstruyen su despliegue en la UE.

Para conseguirlo, las asociaciones piden que se quiten también las tasas y gravámenes específicos del sector "que impiden al consumidor hacer uso de los servicios", señala el documento. Por último, se solicita la eliminación de las obligaciones fiscales duplicadas que recaen sobre los proveedores.

Y en lo que se refiere a la banda ancha, los redactores del informe consideran vital que llegue a toda la sociedad. Para ello, reclaman medidas que faciliten la accesibilidad digital, como la posibilidad de ayudar con dinero público a que el despliegue de red no se quede sólo en las zonas rentables.