El Gobierno no aplicará la Ley de Retorsión a las empresas españolas

Sacyr y FCC pujarán por los 1.000 millones del metro de Panamá

Repartidos los grandes contratos del Canal de Panamá, dos de las mayores constructoras españolas, FCC y Sacyr, vuelven a trabajar en la formación de consorcios para pujar por las obras del metro panameño. El contrato de construcción está valorado entre 1.000 y 1.500 millones de dólares (de 695 a 1.042 millones de euros).

Dos grandes de la construcción española como FCC y Sacyr Vallehermoso pretenden aprovechar su notable presencia en Panamá para pujar por un contrato multimillonario tras el banquete que ambas se han dado en el proyecto de ampliación del Canal.

En este caso se trata de construir, por encargo del Gobierno, la primera línea de metro de la capital panameña. Una obra valorada entre 695 y 1.042 millones de euros para la que acaba de abrirse el plazo de precalificación. La fecha de inicio de los trabajos se ha fijado en el verano de este año y la del fin de obra está prevista para el año 2013.

Dos grupos españoles más, ACS y OHL, valoran la posibilidad de presentarse. El primero de ellos ya estuvo en la lucha, en consorcio con FCC y Acciona, por la ampliación del Canal. Superado ese concurso, en las conversaciones para formar nuevos equipos suenan los nombres de las mexicanas ICA e Ideal, la brasileña Odebrecht y de la italiana Impregilo, entre otros gigantes interesados.

FCC 11,90 0,00%
SACYR 2,66 -0,97%

De momento, las cuatro compañías de capital español están actuando con la máxima cautela ante la existencia de una posible barrera. Fuentes del sector revelan que existe preocupación por la sombra de la Ley de Retorsión. Una norma por la que las autoridades panameñas se reservan el derecho de exclusión en los concursos de obra pública a las firmas de países que acaten la consideración de paraíso fiscal que defiende la OCDE sobre Panamá. Pese a que existen contactos al más alto nivel, España no ha excluido aún al país centroamericano de su lista negra.

La citada amenaza para los intereses de las constructoras extranjeras aparece claramente expresado en el pliego de condiciones del concurso, junto a la advertencia de fuertes sanciones para quienes entren en los trámites de licitación sin atender a esa incompatibilidad.

Llamamiento del Gobierno

Consultados por este periódico, destacados representantes del Gobierno de Ricardo Martinelli se han apresurado a inyectar dosis de tranquilidad a las firmas españolas. El canciller y vicepresidente Juan Carlos Varela ha asegurado a CincoDías que "nunca hemos considerado utilizar esta ley de Retorsión contra España. La licitación del metro de Panamá será igual de transparente que la realizada por la Autoridad del Canal de Panamá para la construcción del tercer juego de esclusas".

Un argumento al que se suma el ministro de Comercio, Roberto Henríquez, al explicar que "Panamá va a resolver el tema de la información fiscal entre Gobiernos a través de la negociación de acuerdos de doble tributación y esperamos cumplir con los requisitos de OCDE a fines de este año. Ya llevamos dos acuerdos y estamos negociando el tercero con Bélgica. Eventualmente podemos hacerlo con España. Esperamos seguir hasta alcanzar los 12 acuerdos que requiere la OCDE".

La del metro de Panamá es la principal baza que jugó el presidente Martinelli en las elecciones del pasado mes de mayo. Una vez en el Gobierno, creo la Secretaría del Metro y eligió como asesor en el diseño de los planos y del pliego del concurso a un consorcio suizo-mexicano y panameño especializado en este tipo de infraestructuras. Con el plan ya lanzado, las empresas deberán presentarse a un proceso de precalificación que cierra el plazo de propuestas el próximo 8 de febrero. Las elegidas podrán presentar sus propuestas técnicas y económicas, y se prevé que la adjudicación se produzca en junio.

El mapa del metro contempla el paso de la línea por el centro de la ciudad a lo largo de 14 kilómetros segmentados por 16 estaciones (11 subterráneas). El Gobierno ha captado 300 millones de dólares de la Corporación Andina de Fomento (CAF), ha buscado financiación en Brasil y asegura contar con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los autobuses urbanos salen a concesión

Al tiempo que se licitan las obras del suburbano de Ciudad de Panamá se ha abierto un segundo proceso paralelo por el que se tratará de entregar a manos privadas, en régimen de concesión, el hoy deficiente servicio autobuses urbanos. Se trata de sustituir los conocidos como diablos rojos (por su colorido) por una flota completamente nueva y operar las distintas rutas existentes durante 10 años.

Fuentes cercanas al proceso comentan que distintas empresas europeas han expresado ya su interés en participar. Sin embargo, parece que por el momento no hay ninguna española entre ellas.

La intención del Gobierno de Ricardo Martinelli es tener, a la vuelta de tres años, una renovada oferta de transporte público en la capital.