Busca generalizar el modelo de fondos de garantía

España impulsa en la UE la sanción de los bonos bancarios excesivos

España aprovechará su presidencia semestral de la UE para otorgar a los supervisores de la región la facultad de sancionar las políticas retributivas de la banca. Además, el Gobierno desea que se armonicen los fondos de garantía de depósitos (FGD) y que se nutran con dinero antes de que ocurran crisis bancarias.

España desea que los supervisores financieros puedan castigar las políticas retributivas inadecuadas en el sistema financiero. Este es uno de los puntos que tiene previsto promover el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero durante la tramitación de la directiva europea sobre adecuación de capital que le corresponde impulsar en su presidencia de la Unión Europea (UE) hasta el próximo mes de junio.

La Dirección General del Tesoro ha definido en un documento fechado el pasado 2 de diciembre, al que ha tenido acceso CincoDías, su programa de prioridades. El texto señala que "España está a favor de la introducción de exigencias respecto al diseño de las políticas de remuneración que garanticen que estas prácticas no pongan en entredicho la correcta gestión del riesgo".

Como recuerda el informe, la nueva normativa comunitaria podría permitir que "los supervisores puedan imponer sanciones, tanto de carácter financiero como de otra índole (incluso multas) a aquellas empresas que incumplan la obligación de aplicar políticas remunerativas compatibles con una gestión eficaz". A la presidencia española le corresponderá negociar con el Parlamento europeo el alcance final de esos poderes y el Gobierno parece decidido a que sean lo más amplios posible.

Europa estudia crear este año un sistema de provisiones dinámicas

El control sólo se aplicaría a los paquetes retributivos de los "empleados cuyas actividades profesionales tengan una incidencia significativa en el perfil de riesgo del banco".

El documento del Tesoro aclara, no obstante, que "los principios propuestos en pro de una remuneración racional no están orientados a prescribir el importe y la forma de la remuneración". Pero se recuerda que las entidades deberán diseñar una política de remuneración acorde con la normativa de gestión de riesgos.

Y por si todos los controles fallan, la presidencia española también considera "de especial interés" la posible reforma de los sistemas de garantía de depósitos.

La Comisión Europea prepara un informe al respecto y España marca como prioridad "la armonización de los mecanismos de financiación" de los sistemas de protección, así como de la categoría de productos y depositantes que quedarán cubiertos. El objetivo: evitar que se repita la estampida de finales de 2008 (tras la caída de Lehman Brothers), cuando los distintos Gobiernos europeos se apresuraron a incrementar las salvaguardas sobre los ahorros para evitar la fuga de depósitos hacia otros Estados. En este ámbito, el escrito del Tesoro apuesta claramente por una armonización en línea con el modelo español de financiación previa.

Provisiones dinámicas

El documento también adelanta que durante el segundo semestre del año se presentará otra directiva sobre requerimientos de capital que probablemente incluirá la creación de un sistema europeo de provisiones dinámicas inspirado en el modelo del Banco de España. Requerirá reservas para las pérdidas identificadas y las esperadas.

Palabras huecas en materia de titulización de activos

La UE cree que hay titulizaciones y titulizaciones. La Comisión Europea (CE) estudia cómo endurecer las exigencias de capital impuestas a las emisiones más complejas. Su objetivo es penalizarlas frente a bonos más simples a pesar de que, en principio, cuenten con un rating idéntico. Bruselas contempla incluso fijar un sistema de supervisión reforzado para emisiones de gran sofisticación.

Pero en materia de titulizaciones, la presidencia española no aclara sus prioridades. El documento preparado por la Dirección General del Tesoro se limita a decir que el mercado de emisiones "ha sido objeto de mayor interés tras la crisis subprime. En concreto, interesa encontrar medidas que eviten en el futuro una situación similar. Para ello, es necesario resaltar que la titulización constituye un mecanismo de refinanciación importante, en el que las entidades españolas pueden erigirse como líderes". Palabras imprecisas.

En contra de los poderes de supervisión a nivel comunitario

El Gobierno español se presenta como uno de los abanderados de la reforma del sistema de supervisión nacional y así lo repite el documento interno del Tesoro sobre las prioridades de la presidencia de la UE.

Pero el informe, fechado el pasado 2 de diciembre, deja claro que España se alinea claramente con los países partidarios de limitar los poderes de las tres Autoridades de supervisión de ámbito comunitario (banca, seguros y Bolsa) que se espera crear durante el semestre español.

El texto asegura que la prioridad española radica en "la supervisión de los poderes que la propuesta otorga a las autoridades sobre entidades financieras, ya que podrían suplantar a los supervisores nacionales". Y España se propone, asimismo, blindar las recomendaciones técnicas de esos organismos contra cualquier interferencia política de la Comisión Europea. En todo caso, Madrid reclama que el nivel de supervisión e inspección que se fije "sea al menos, el del supervisor español".

Prioridad

Claves de la presidencia española de la UE

-Bonus: los supervisores podrán sancionar a las entidades que apliquen retribuciones inadecuadas.

-Garantía de depósitos: los fondos de salvaguarda deben contar con dinero antes de que se produzcan quiebras.

-Supervisión: los países de la UE deben someter a sus entidades a un nivel de control parejo, al menos, al del Banco de España.