Recibirían parte de los impuestos

El Gobierno da entrada a las comunidades en la nueva ley del juego

El Ejecutivo prepara el nuevo borrador de la ley del juego y tiene intención de que las comunidades autónomas participen en su elaboración. A cambio, podrían recibir parte de los impuestos que graven las apuestas online. El Gobierno también plantea la creación de un organismo regulador. Su intención es tener listo el borrador antes del verano.

Es cierto que la nueva legislación sobre el juego lleva meses de retraso, pero parece que el Gobierno se ha puesto finalmente manos a la obra y el borrador estará listo en los próximos meses. Y no va a estar solo a la hora de crear un marco que regule, principalmente, las apuestas deportivas a través de internet.

La intención del Ejecutivo pasa por dar cabida a las comunidades autónomas para que éstas tengan voz y voto a la hora de determinar cómo será la nueva regulación de una industria en pleno proceso de expansión, pero que actualmente permanece en terreno de la alegalidad. Una ausencia de regulación que repercute negativamente a las arcas del Estado, ya que Hacienda no se está beneficiando de la carga fiscal sobre las apuestas en la red.

El primer paso se llevó a cabo la pasada semana cuando se reunió la Comisión Sectorial del Juego. En este organismo intergubernamental están presentes tanto los Ministerios de Hacienda e Interior el juego depende de este último por su posible vinculación con actividades ilegales, así como representantes de todas las autonomías y de Loterías y Apuestas del Estado (LAE). En total, cerca de medio centenar de interesados en la regulación del sector.

Sin embargo, no estuvieron presentes representantes de la industria del juego online ya que, aunque la futura ley tenga como principal objetivo la regulación del sector, su estado de alegalidad impide la presencia de empresas como Bwin o Betfair.

La implicación de los gobiernos autonómicos en la regulación del sector tendrá, a priori, consecuencias positivas para éstos. El Gobierno ha abierto la posibilidad de que las comunidades autónomas se vean beneficiadas por los ingresos fiscales que genera el sector de las apuestas en la red.

Aunque sea difícil calcular en qué medida se beneficiaría Hacienda de la normalización de esta actividad, fuentes del sector apuntan una cifra aproximada de 100 millones de euros. Aunque ésta variaría en función de cómo evolucione el sector y de cuándo esté en marcha la nueva legislación.

Por el momento, es una incógnita cómo se desarrollará la nueva ley para recoger las aspiraciones recaudatorias de las comunidades. Una de las posibles soluciones, según apuntan desde el sector de las apuestas online, pasaría por entregar a la Hacienda autonómica la parte proporcional de impuestos que corresponda a los ingresos que genera en dicha comunidad.

Otro de los aspectos sobre la mesa es determinar quién y cómo vigilará la industria. Es decir, se creará un organismo regulador que seguiría el modelo británico. El Reino Unido es en gran medida el espejo al que se mira a la hora de establecer la legislación española. En éste existe una Comisión del Juego al que todos los operadores con licencia británica pagan un 15% de los impuestos sobre sus ganancias brutas. Además, los operadores autorizados tienen que pagar una cuota anual a esta Comisión. En el Reino Unido existe también otro organismo, la Agencia de Estándares Publicitarios, que deben evitar y sancionar las conductas publicitarias irregulares.

La necesidad de evitar escándalos deportivos

En los últimos meses las apuestas online están de relieve, especialmente, por los presuntos escándalos en el deporte rey. La presunta manipulación de un resultado entre Las Palmas y el Rayo Vallecano (que acabó 0-0) se destapó porque el número de apuestas a favor de ese resultado era inusualmente alto. De hecho, fue una de las empresas online la que dio la voz de aviso de que algo raro estaba ocurriendo. En concreto, avisaron a las casas de apuestas físicas (Victoria o Sportium, por ejemplo) que operan en la Comunidad de Madrid para que vigilaran si también detectaban irregularidades.

Sin embargo, la vinculación ilegal entre apuestas en internet y fútbol va mucho más allá de las competiciones españolas. De hecho, la UEFA ya ha señalado que está estudiando la posible manipulación de cerca de 200 partidos en países tan dispares como Hungría, Eslovenia o Albania.

Después de que se destapara este escándalo las empresas de apuestas a través de internet han vuelto a recalcar la necesidad de regular el sector. Es decir, consideran necesario que se condicione la obtención de una licencia para operar a través de la red a la obligación legal por parte del operador a comunicar de la Comisión Reguladora cualquier tipo de apuestas que presenten un patrón sospechoso.

La cifra

100 millones de euros podría ingresar, previsiblemente, la Hacienda pública a través de las apuestas online, según apuntan desde el sector.