Según un informe de 'Oxford Economics'

Londres será la ciudad europea que "más rápido" resurja de la crisis económica

Londres será la ciudad europea que resurgirá de la crisis "más rápido", a pesar de que su economía ha sido "fuertemente golpeada por la recesión mundial", e incluso su crecimiento como centro financiero mundial superará incluso a medio plazo al de Nueva York o Tokio, según un informe sobre las perspectivas de la economía londinense realizado por 'Oxford Economics'.

El estudio, publicado por la consultora internacional de servicios inmobiliarios Savills, espera un crecimiento del PIB de Londres del 3,4% anual entre 2010 y 2012, sólo superado por Estocolmo y Frankfurt. Asimismo, prevé que entre 2012 y 2020 sea la ciudad de más rápido crecimiento en Europa, con un incremento acelerado del PIB del 5% en 2012 y situándose en una media del 4% en los siguientes ocho años.

Oxford Economics recuerda, sin embargo, que la economía londinense sufrió de forma intensa la crisis mundial, con un descenso del empleo del 8% y una contracción del PIB del 4,5%. "Las posturas políticas plantean de nuevo una gran amenaza para la ciudad, pero Londres volverá a resurgir como la ciudad con el crecimiento más rápido de Europa", aseguró.

Entre los riesgos a los que se enfrentará Londres en los próximos años, el informe alerta de la desviación de fondos hacia la zona del Pacífico y del "potencial de errores políticos significativos" que se pueden dar de forma inmediata. "La fiscalidad, las infraestructuras de transporte y el marco regulador son los sectores en los que la intervención política podría dañar las perspectivas de Londres", agrega.

El director de Inversiones Internacionales y Capital Markets de Savills, John Rigg, afirmó que la crisis de las hipotecas 'subprime' supuso "un choque sísmico para las tres capitales financieras mundiales", cuyo impacto y consecuencias fueron "potencialmente catastróficos". "Sin embargo, la acción acordada por los bancos centrales y la caída de la libra esterlina, en combinación con los atractivos intrínsecos de Londres, están provocando una rápida recuperación en algunos mercados", explicó.

En concreto, Rigg destacó que se ha producido "una avalancha de nuevos inversores extranjeros que buscan en Londres y Reino Unido bienes inmobiliarios en los que poder confiar". Así, recalcó que Londres es una ciudad "muy particular" y que ahora es labor del gobierno que, en lo que se refiere a medidas de ayuda al sector financiero, "el remedio no sea peor que la enfermedad".

El informe concluye que, incluso si el crecimiento del sector financiero es más débil que en el pasado, "la combinación de talento, capital, acceso al mercado y flexibilidad con la que cuenta Londres deben de garantizar que las actividades no financieras den un paso adelante para reactivar el mercado".