Equiparando las subidas a las del tren

Las empresas de autobuses piden a Fomento subir sus billetes hasta un 6%

Las empresas de transporte de viajeros en autobús han pedido al Ministerio de Fomento que les autorice a subir sus billetes en los mismos porcentajes que los aprobados para el tren, que oscilan entre el 4% y el 6%.

El transporte interurbano en autobús actualiza anualmente sus tarifas en el mes de abril tras aplicar una fórmula que tiene el IPC y el volumen de viajeros como principales variables y que, según datos del sector, arrojaría una subida del 0,29%.

Las patronales del sector piden aplicar incrementos mayores argumentando que "a la empresa pública Renfe se le han autorizado subidas excepcionales motivadas por las mismas circunstancias que afectan a las empresas de transporte de viajeros por carretera: la pérdida de viajeros e ingresos, y los aumentos de costes".

"Si el Ministerio aumenta los precios al ferrocarril, también debe autorizar que los transportes de viajeros por carretera tengan igual subida en sus concesiones para evitar un agravio entre el ferrocarril y la carretera".

Así consta en la carta conjunta que los presidentes de las patronales Asintra y Fenebús, Lorenzo Chacón y José Luis Pertierra, respectivamente, han enviado al director general de Transportes Terrestres del Ministerio de Fomento, Juan Miguel Sánchez.

En la misiva, exponen la "grave crisis" en que, según sus datos, "está inmerso" el sector del transporte en autobús, "motivada por las circunstancias generales de la economía y por el descenso de la demanda y la ocupación", que cifran en entre el 7% y el 15%.

Además, las empresas del sector aseguran están registrando un "importante aumento de costes de la actividad, sobre todo por el aumento del precio del combustible, que cifran en el 12,4%, y los costes laborales (+3,3%).

Asimismo, las compañías de autobuses consideran que en su situación actual también ha incidido la competencia del ferrocarril, al que se le han autorizado subidas en el precio de los billetes.

Las patronales del sector aseguran que estas circunstancias auguran un ejercicio 2010 "muy complicado" para el transporte por carretera y para que las empresas "presten un nivel de actividad adecuado para mantener la oferta de servicios".