Relevo en la presidencia

Caja Madrid aprueba mañana sus cuentas de 2009 con la ausencia de Díaz Ferrán

El Consejo de Administración de Caja Madrid, presidido aún por Miguel Blesa, aprobará previsiblemente mañana las cuentas de la entidad en 2009, en una reunión a la que tampoco acudirá el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, invitado también al encuentro.

Según informaron a Efe fuentes próximas a este órgano de gobierno de la caja, Blesa les ha convocado a la que parece que será la última reunión con sus consejeros, ya que el ex ministro de Economía Rodrigo Rato le sucederá en la presidencia una semana después.

En el encuentro de mañana se espera que Blesa exponga la evolución de las principales unidades de la caja en el último trimestre de 2009, después de que Caja Madrid obtuviera un beneficio neto atribuido de 622,3 millones en los nueve primeros meses del año.

Esa cifra suponía un retroceso del 44,8% respecto al beneficio del mismo periodo de un año antes y se explicaba en parte por la decisión de la caja de aumentar también en el tercer trimestre sus provisiones voluntarias.

Con esa nueva dotación, Caja Madrid contaba con 359 millones de euros que le ayudarían a afrontar su tasa de morosidad, que cerró septiembre en el 5,38% (3,57 puntos más que un año antes) aunque menor que el 5,55% de finales de junio.

A pesar de que la aprobación del resultado de 2009 es el único punto que consta en la convocatoria del encuentro, según las mismas fuentes, se espera que se aproveche la ausencia de Díaz Ferrán, miembro del Consejo de Administración, para hablar del impago del crédito de 26,5 millones de euros que le concedió la entidad.

Hace justo un mes, antes de que Air Comet, la aerolínea de Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, decidiera echar el cierre, Blesa informaba a su Consejo de Administración de la posibilidad de expulsar al jefe de la patronal de este órgano por incumplir con el pago de sus deudas.

En aquel encuentro, el presidente de Caja Madrid explicó que se había abierto un expediente para que Díaz Ferrán "aclarara o arreglara" su situación con la entidad antes de expulsarle, tal y como establecen los estatutos de la institución, que no permiten que los consejeros incurran en impagos.

Posteriormente, se especuló con que el empresario o su socio presentarían garantías adicionales para renovar el crédito, una posibilidad que muchos descartaron en cuanto Air Comet se vio obligada a cerrar por la decisión judicial que inmovilizó su flota.

Por eso, algunos consejeros podrían preguntar mañana a Blesa si hay alguna novedad sobre las deudas pendientes de uno de sus "compañeros".

No obstante, a Díaz Ferrán se le ha convocado a la reunión de mañana y a la Asamblea General del próximo 28 de enero, en la que se renovará a parte del consejo de administración, del que oficialmente dejará de formar parte ese día.