Trabajo sitúa los despidos en 504 empleos

Roca reduce el ERE al asumir servicios externalizados

El ministerio de Trabajo aprobó ayer el expediente de regulación (ERE) de extinción de contratos de Roca, que afectará finalmente a 504 empleados. La empresa deberá asumir los servicios externalizados para reducir el ajuste en 125 personas.

La compañía fabricante de materiales para la construcción se verá obligada a reducir el expediente de regulación (ERE) que presentó para despedir a 629 trabajadores. El ministerio de Trabajo admitió ayer el ajuste presentado por Roca el 30 de julio de 2009, aceptando las reclamaciones de los sindicatos, que propusieron la recuperación de servicios externalizados hace tiempo para reducir el impacto del recorte de empleo.

De esta forma, el ministerio ha aceptado la rescisión de 504 contratos, que serán ampliables a 629 en función de la aceptación de las ofertas de trabajo que se abrirán en los próximos 10 días por parte de la compañía. Dependiendo del éxito de estos nuevos empleos, centrados en los servicios que la empresa subcontrató en temas logísticos y de mantenimiento, Trabajo aprobará definitivamente el número de afectados.

Un portavoz de Roca explicó que la empresa asumirá los empleados con las condiciones laborales de sus nuevas tareas, que probablemente tendrán un sueldo inferior.

Las condiciones para los que se incluyan finalmente en el ERE y tengan una edad inferior a 53 años contemplan indemnizaciones de 45 días por año con un máximo de 42 mensualidades. La resolución ministerial también ha recogido el plan social presentado por Roca, que prevé la formación de una bolsa de trabajo y un plan formativo, según el comunicado que emitió la compañía.

Prejubilaciones

Para el resto de 161 trabajadores incluidos en el expediente mayores de 53 años se han reservado prejubilaciones que percibirán de la empresa el 90% de su salario neto, con un incremento salarial anual del 1,5%. La jubilación definitiva se producirá a los 63 años.

Además del ERE de extinción, la compañía ha conseguido que el ministerio prorrogue un año el ajuste temporal que concluía el próximo 28 de febrero y que afecta a otros 200 trabajadores. Las negociaciones de la reducción de empleo se han dilatado durante los últimos seis meses, con concentraciones de los trabajadores de las factorías sevillana y madrileña, que se han trasladado en varias ocasiones a la central de Barcelona para manifestar sus protestas. El ajuste afectará a los tres centros productivos existentes de cerámica sanitaria ubicados en Gavà (Barcelona), Alcalá de Henares (Madrid) y Alcalá de Guadaira (Sevilla).

La crisis constructora se mantiene

Roca se limitó a valorar que la decisión del Ministerio es "una solución favorable por cuanto equilibra las plantillas a las necesidades productivas, si bien considera que las condiciones económicas son muy exigentes para la situación de crisis aguda que vive el sector de la construcción en nuestro país". En cualquier caso, la compañía ha visto cómo entre las negociaciones con los sindicatos y la decisión final del Ministerio el primer ajuste de 713 extinciones de contratos propuesto en julio de 2009 se ha reducido al final hasta los referidos 504, dependiendo de los 125 trabajadores que deben decidir en los próximos si aceptan los nuevos trabajos internalizados.

Roca argumentó en la documentación presentada en el ERE que el ajuste de empleo prevé resituar la fuerza laboral de las plantas con la previsión de construcción de viviendas en España, que en 2009 apenas rozaba las 150.000, la mitad de 2008 y una cuarta parte de las del ejercicio anterior.