Ya no son los activos tóxicos

BCE: El gran problema de los bancos son las pérdidas por préstamos a empresas

El gran problema de los bancos europeos ya no son tanto los activos tóxicos que desencadenaron la crisis financiera, sino las pérdidas por los préstamos a las empresas, según el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, que pidió a las entidades financieras que refuercen su balance.

Jean Claude Trichet, presidente del BCE
Jean Claude Trichet, presidente del BCE

"Pedimos a los bancos de forma permanente que refuercen su balance para ser capaces de hacer su trabajo, es decir, prestar" a empresas y particulares, subrayó hoy Trichet en una entrevista a la emisora de radio francesa France Inter.

Tras constatar que hubo "un problema dramático" con los activos tóxicos que estuvieron en el origen de la crisis, puntualizó que "es un problema que continúa, pero no es el problema principal", ya que ahora lo más grave son las pérdidas y provisiones por los préstamos que se hicieron al sector productivo.

"Todo eso debe poder ser absorbido por el sector financiero", señaló antes de insistir en que "incitamos a los bancos a que hagan su trabajo, prestar".

Preguntado sobre si las entidades financieras están cumpliendo con eso, o si han vuelto a orientarse a la inversión especulativa, Trichet respondió que por lo que respecta a los bancos europeos "se concentran en la economía real".

Para ilustrarlo, indicó que en noviembre por primera vez el BCE ha constatado que el volumen de crédito a los particulares aumentó respecto al mes anterior en la zona euro, algo que no se ha dado todavía con los préstamos a las empresas, pero que atribuyó a que las demandas de éstas no son tan importantes. Sobre el comportamiento de la economía, destacó que para este año prevé "un crecimiento modesto", pero "positivo" en los 16 países de la moneda única como conjunto.

Trichet no quiso aventurarse sobre cuándo puede empezar a disminuir el paro, y se limitó a dar un diplomático "eso depende de cada uno de nosotros", de los particulares, de las empresas, ya que si se consigue restablecer la confianza "el crecimiento será más rápido".

En la misma entrevista, Trichet prevé un crecimiento económico modesto de la zona euro en 2010, aunque advirtió de que la recuperación de la región será "difícil y en cierto modo caótica", por lo que demandó prudencia.