Revisa al alza su expectativa para China

La AIE mantiene su previsión de un incremento del 1,7% de la demanda de petróleo en 2010

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) mantuvo su previsión de un ligero incremento del 1,7% de la demanda global de petróleo para este año en su informe mensual sobre este mercado publicado hoy, aunque revisó a la baja su expectativa para Europa y Norteamérica y elevó la de China.

La demanda mundial en 2010 será de 86,3 millones de barriles diarios de media, frente a los 84,9 millones del pasado ejercicio, cuando se produjo un retroceso del 1,5%, indicó la AIE, que ajustó levemente la composición geográfica de esas cifras.

En concreto, disminuyó en 60.000 barriles diarios el consumo de Europa y Norteamérica a la vista de unos datos preliminares más débiles de lo esperado, y eso pese a que las recientes olas de frío que han afectado a esas regiones podrían hacer pensar en un movimiento inverso.

Teniendo en cuenta estos elementos, se confirma todavía más que las necesidades de crudo de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se quedarán estancadas al nivel de 2009, cuando habían sido de 45,5 millones de barriles diarios, tras caer un 4,4% respecto a 2008.

China aumentará su demanda

Frente a eso, los autores del informe incrementaron la cifra de la demanda china en 70.000 barriles diarios para 2010, por estimar que el programa de estímulos del Gobierno de Pekín seguirá teniendo efectos durante la mayor parte de este año.

Al final, los países que no forman parte de la OCDE (básicamente el mundo en desarrollo) absorberán este año 40,9 millones de barriles diarios, una subida del 3,7%, después de otra más modesta del 2% en 2009.

Por la parte de la demanda, la agencia considera que el incremento debe llegar sobre todo de la mano de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para el que se calculan unos 29,1 millones de barriles diarios, lo que supondría una subida de 400.000 barriles respecto al nivel de 2009.

Los expertos de la AIE subrayaron que ese volumen de aportación de la OPEP, que es el que se constató en diciembre pasado, todavía se sitúa un millón de barriles diarios por debajo del que había en diciembre de 2008.

Al margen del cártel petrolero, el resto de los productores deberían contribuir este año con 51,5 millones de barriles diarios, 200.000 más que en 2009 básicamente por los biocombustibles, Brasil, los países de la antigua Unión Soviética, Australia, Colombia e India.

La AIE se quejó de las incertidumbres con que mantienen el mercado los miembros de la OPEP, después de mantener sin cambios sus objetivos de producción en su reunión de diciembre, y teniendo en cuenta que la próxima está programada en marzo.

Esa incertidumbre, a su juicio, puede producir una elevación de la tensión en las reservas de la OCDE, que de momento se han ido reconstituyendo y en noviembre se reforzaron con 12,6 millones de barriles suplementarios hasta 2.747 millones, lo que equivale a 59,1 días de consumo, 1,9 días más que el año precedente a las mismas fechas.

Los expertos de esta organización, que reúne a los grandes países consumidores de energía miembros de la OCDE, recordó que los precios del barril de crudo al terminar la primera quincena de enero están entre 10 y 12 dólares por encima de los niveles más bajos de diciembre, algo que se puede atribuir a las olas de frío, pero también a las "crecientes tensiones geopolíticas en países productores clave".

La AIE consideró "muy bienvenidas" las indicaciones de que se está recuperando la actividad en la prospección de nuevos campos petroleros ante las preocupaciones justificadas sobre la capacidad de la industria para responder en el futuro a un alza de la demanda de más de un millón de barriles diarios cada año una vez que se supere la recesión.

A ese respecto, reiteró su idea es que en el mundo hay recursos físicos para responder a esa demanda futura, e incluso recordó que la opinión creciente es que el pico de demanda global precederá al de la producción.