Crisis del grupo Nozar

Aguas de Panticosa entra en concurso arrastrada por Nozar

La suspensión de pagos del grupo Nozaleda afecta a varias de sus filiales.

La entrada en concurso del grupo inmobiliario Nozar está afectando a las empresas en las que participa la compañía de la familia Nozaleda. Nozar solicitó su entrada en concurso de acreedores el pasado mes de septiembre con una deuda aproximada de 700 millones de euros.

Desde entonces se han declarado en concurso las participadas de Nozar Bodegas Enate y Lena Construcciones. Ayer el BOE publicó también la entrada en concurso del balneario Aguas de Panticosa, declarado por el juzgado de lo mercantil número 9 de Madrid. Los administradores de la empresa conservarán las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio, si bien quedarán sometidos a una administración concursal formada por el abogado Ángel Rojo Fernández, el auditor Francisco Javier Ramos Torre y la Agencia Tributaria.

Aguas de Panticosa es un complejo de ocio situado en Huesca. Nozar emitió ayer un comunicado en el que explicaba que se ha visto "en la obligación de solicitar la protección legal del concurso de acreedores, como mejor forma para defender los intereses de proveedores, acreedores, trabajadores y de la propia compañía". La empresa añadió que Aguas de Panticosa "mantiene su actividad y gestión" y que la "calidad de sus hoteles, instalaciones y servicios, la profesionalidad de sus trabajadores" garantizan que "saldrá reforzada del concurso".

La crisis del grupo Nozar está ligada a la crisis inmobiliaria española, así como al recorrido de sus inversiones en inmobiliarias cotizadas.

La familia Nozaleda prefirió en 2006 convertirse en accionista importante de las inmobiliarias Astroc, Colonial y Reyal Urbis a sacar a Bolsa al mismo grupo Nozar. También se alió con Martinsa, en concurso de acreedores desde mediados de 2008, en una empresa conjunta con un capital de 25,5 millones. En 2005 el grupo Nozar contaba con unas existencias de suelo valoradas en 1.311,7 millones. En sus cuentas de 2008 Nozar admitía que se encontraba "incursa en una de las causas de disolución" al ser su patrimonio neto (16 millones) inferior a la mitad de su capital social (63,4 millones).

Enrique Bañuelos es accionista de Panticosa

El fundador de Astroc, hoy Afirma, Enrique Bañuelos, es otro de los afectados, indirectamente, por la entrada en concurso del grupo Nozar. En las cuentas de Nozar del año 2008 la familia Nozaleda reconoce que mantiene obligaciones de pago con CV Capital, sociedad de Enrique Bañuelos, por importe de 139,5 millones instrumentada en diversos pagarés: 17,5 millones con vencimiento en 2008, y 122 millones con vencimiento en 2009 y 2010. Como forma de pago de esos 122 millones las partes acordaron, entre otros puntos, la cesión por parte de Nozar a CV Capital de 87.046 acciones de Aguas de Panticosa sustituyendo un pago de 11 millones de euros. Además Nozar entregaba a CV Capital parcelas en Ajalvir (Madrid) por valor de 39,5 millones.