La reducción de jornada laboral evitó mayores despidos

El PIB alemán cae un 5% pero sólo destruye 37.000 empleos

Alemania sufrió en 2009 la recesión más grave desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con una contracción del 5% de su producto interior bruto. Pese a ese desplome de su actividad, la economía germana apenas destruyó 37.000 empleos.

Las cifras oficiales, publicadas ayer por la Oficina Federal de Estadística desde su central en Wiesbaden (centro del país), confirman las estimaciones previas elaboradas por el Gobierno y la mayoría de los expertos. "Alemania, como nación exportadora, ha sido especialmente golpeada por la recesión mundial", explicó el presidente de la oficina, Rodereich Egeler. El desplome del PIB se debió sobre todo, según Estadística, a la contracción de las exportaciones -un 14,7%-, mientras que el consumo interno dio impulsos positivos a la coyuntura.

Hasta ahora, la recesión más grave de la historia de la posguerra en Alemania se registró en 1975, como consecuencia de la crisis del petróleo, cuando el PIB se contrajo un 0,9%. Así, la caída generada por la crisis actual ha quintuplicado los efectos de la recesión de los años setenta.

Pese a este fuerte descenso del PIB medido en tasas anuales -consecuencia de la crisis financiera y económica mundial-, en el segundo trimestre de 2009 ya hubo señales de mejora, después de que a finales de 2008 y en el primer trimestre del año pasado la economía parecía caer en picado. En el segundo trimestre del año pasado el PIB aumentó un 0,4% y un 0,7% en el tercero. Las cifras de final de año hacen que los expertos crean que la economía sigue recuperándose y que en este año volverá a haber crecimiento en tasa interanual. Los pronósticos de avance del PIB oscilan entre el 1,6% de los más pesimistas y el 2,3% de los estudios más alentadores.

Dentro de las cifras difundidas ayer, llama la atención que, pese a las dimensiones de la crisis, los efectos de la misma en el mercado laboral hayan sido moderados y que el número de personas con contrato de trabajo sólo se haya reducido en 37.000. Eso ha sido posible gracias a instrumentos como las ayudas públicas a la reducción de jornada, la llamada Kurzarbeit, aprovechada por los empresarios para evitar despidos. "Es especialmente satisfactorio que el mercado laboral se haya mostrado resistente ante la crisis", dijo el ministro de Economía, Rainer Brüderle, al comentar las cifras.

Los menores ingresos elevan el déficit al 3,2%

La recesión afectó también a las finanzas públicas y en 2009 Alemania tuvo un déficit presupuestario del 3,2% del PIB, con lo que por primera vez desde 2005 no logró cumplir las exigencias del Pacto de Estabilidad. Los ingresos del Estado y las Administraciones públicas cayeron un 2,2% el año anterior, mientras que los gastos aumentaron un 5%, en parte debido a los programas para reactivar la coyuntura. En 2008 Alemania había tenido un Presupuesto equilibrado, por primera vez desde la reunificación.

Alemania incumplió el Pacto de Estabilidad entre 2002 y 2005, por lo que le Comisión Europea abrió en su momento un procedimiento de sanciones que archivó en 2007, después de que el déficit alemán volviera a estar por debajo del 3% del PIB durante dos años consecutivos.