Consejo de administración

Unicaja aprueba el proyecto de estatutos y de estructura de fusión con Cajasur

El consejo de administración de Unicaja ha aprobado hoy el proyecto de estatutos y el proyecto del reglamento de procedimiento regulador del sistema de designación de los órganos de gobierno de la futura entidad resultante de la fusión entre esta y Cajasur.

El proyecto de estatutos de la entidad resultante de la fusión incluye la composición de los órganos de gobierno durante el periodo transitorio que se establece, que será de tres años contando a partir de la inscripción de la nueva caja en el registro de Cajas de Ahorros de Andalucía.

La aprobación de estos documentos queda vinculada a la aprobación del proyecto de fusión por los consejos de administración de Unicaja y Cajasur, a la ratificación por sus asambleas generales y a la obtención de las autorizaciones administrativas pertinentes, según el documento remitido por Unicaja a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Asimismo, se ha aprobado la composición y funciones del comité de gestión del proceso de fusión de ambas entidades cuyo coordinador general será un alto directivo de Unicaja, que tendrá "las más amplias facultades de dirección y gestión para conducir el proceso de fusión entre Unicaja y Cajasur" durante un periodo de tiempo que culminará con la celebración de sus respectivas asambleas generales.

La aprobación de los proyectos de los estatutos y del reglamento de procedimiento regulador del sistema de designación de los órganos de gobierno de la fusión Unicaja-Cajasur se ha producido después de que quedara aprobado el plan de negocio por los consejos de ambas cajas el pasado 1 de diciembre y tras el protocolo de intenciones de fusión que alcanzaron el pasado agosto.

A ello se sumó un encuentro previo al inicio de la negociación laboral de fusión el pasado 23 de diciembre.

Unicaja y Cajasur basan el respaldo dado al plan de negocio de su fusión en las "exigencias de servicio y eficacia" de sus clientes, "teniendo presentes" los intereses de sus empleados y siendo "fieles a los principios sociales" que las inspiraron.

También señalan que este plan se sustenta en la idea principal de "crear un proyecto viable que fortalezca el desarrollo económico y social del entorno geográfico, así como en el principio de unidad y autonomía empresarial".

La viabilidad del proyecto queda "condicionada a la adecuación, certeza e irreversibilidad de las ayudas solicitadas" y su desarrollo tendría que contar con las autorizaciones administrativas pertinentes.

La fusión Unicaja-Caja de Jaén está ahora pendiente de las autorizaciones administrativas correspondientes y del propio otorgamiento de la escritura de fusión.