Las grúas hacen su agosto con el temporal

Las nevadas multiplican el trabajo de los gruístas

Al mal tiempo pocas personas ponen buena cara. Unos de ellos son los gruístas. Pasan los días de temporal de un lado a otro, recogiendo coches averiados o que han sufrido un accidente. Pero ¿quién guarda al guarda?, a veces alguien tiene que rescatarlos a ellos. Un día como el de la gran nevada es de agradecer en esta época de crisis.