La Ley fija un operador por planta

Industria apoya a Gas Natural-Fenosa como titular de la central de Trillo

El esquema que, según fuentes empresariales, manejan Industria y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) es que haya tres operadores o titulares de las centrales. Sin contar Garoña, tres para Endesa, tres para Iberdrola y una para Gas Natural-Fenosa (la de Trillo, donde Iberdrola tiene mayor participación). La titularidad única es una imposición legal, al margen de la propiedad, y ha provocado un conflicto entre la gasística e Iberdrola.

El conflicto surgido por los cambios legales sobre la titularidad de las centrales nucleares, especialmente entre los dos mayores accionistas de Trillo (Gas Natural e Iberdrola), no ha hecho más que empezar. La primera, con un 34,5% del capital de la planta manchega, frente al 48% que tiene Iberdrola, aspira a ser su operador o titular único.

El proyecto de Ley de Economía Sostenible, que el Gobierno acaba de remitir a distintos organismos para su informe, entre ellos, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y el Consejo de Estado, establece que debe haber un sólo titular en estas instalaciones (aunque el capital esté repartido entre varios socios) que será el que reciba la licencia para explotarla y, por tanto, el responsable de la seguridad de la instalación y de su gestión.

Según fuentes del sector, el Ministerio de Industria y el CSN apoyarían un esquema en el que, al margen de la propiedad, haya tres operadores o interlocutores: Endesa en los dos grupos de Ascó (en el primero con el 100% de capital y en el segundo, el 85%) y Vandellós (con el 72%); Iberdrola en Almaraz I y II (donde tiene el 53%, respectivamente) y Cofrentes (con el 100%) y, por último, Gas Natural-Unión Fenosa en Trillo. Y es que si esta compañía se queda fuera, en España sólo habría dos operadores, uno de ellos, Endesa, de capital italiano, por lo que el Gobierno prefiere diversificar. En cualquier caso, Iberdrola se niega a ceder la gestión en una instalación en la que tiene mayoría.

El sector descarta que se pueda hacer un intercambio de activos

NATURGY 22,25 -0,98%

Respecto al conflicto, y de forma oficial, Industria asegura que "no interviene en los temas que son competencia de las empresas". Lo único a lo que aspira el departamento que dirige Miguel Sebastián es a contar "con un único interlocutor por cada central", siguiendo el modelo de Nuclenor en Garoña, sociedad propietaria de esta planta que, a su vez, comparten al 50% Endesa e Iberdrola.

El asunto se viene tratando desde hace tiempo en el grupo de trabajo sobre seguridad nuclear creado por Industria a raíz de los graves incidentes ocurridos en Vandellós hace más de dos años. El ministerio se mostró partidario de la titularidad única y, posteriormente, su propuesta fue avalada por la directiva europea sobre seguridad en las instalaciones nucleares que se aprobó el pasado 25 de junio (directiva 2009/71/Euratom).

Los cambios que se derivan de esta medida, que ha sido incluida en la Ley âmnibus de Economía Sostenible, ha llevado a las eléctricas a negociar entre ellas una solución. Fuentes empresariales aseguran que hace varios meses se estudió la posibilidad de proceder a un intercambio de sus activos nucleares. Gas Natural-Fenosa podría haber cedido, por ejemplo, sus participaciones minoritarias en los dos grupos de Almaraz (un 11%, respectivamente) a Iberdrola, a cambio de la posición de ésta en Trillo.

Sin embargo, el sector lo descartó de plano ante la imposibilidad de llegar a un consenso en la valoración de unos activos que tienen edades distintas y cuya vida útil es una incógnita. Aunque los años de funcionamiento se van a establecer en 40 años en la reforma que se hará de la Ley de Energía Nuclear, queda abierta la puerta a una prórroga a discreción del Gobierno. En Industria insisten en que no hay ninguna obligación legal de intercambiar activos atómicos.

Sociedades intermedias

Según una nota remitida hace unos días por el Gobierno, se va a ofrecer a las empresas propietarias de las centrales dos opciones: que elijan de entre los accionistas a un titular de la central o que estos constituyan una sociedad (caso de Nuclenor en Garoña) que desempeñe esta función.

Fuentes jurídicas, sin embargo, consideran que esto no resolvería el problema de la responsabilidad, pues, finalmente, ésta sería compartida por todos los partícipes. Y si para Trillo se opta por crear una sociedad titular, no se descarta que Gas Natural exija lo mismo para los dos grupos de Almaraz, donde, en principio, Iberdrola tendría la titularidad con el acuerdo del segundo accionista, Endesa con un 36% del capital de cada planta.

El poder de intermediación de Hidrocantábrico

La crisis financiera que sufrieron las eléctricas en los años 80 se tradujo en un intercambio de activos auspiciado por el Gobierno y dibujó el mapa de propiedad diseminada que ha sobrevivido hasta hoy, en el que las eléctricas comparten el capital de casi todas las centrales. El sistema por el que se optó (salvo Garoña y las que tienen socio único) fue el de la comunidad de bienes, en la que los partícipes se anotan el beneficio en proporción a su paquete accionarial y las decisiones se toman por unanimidad. Aunque fuentes de Industria aseguran que las grandes eléctricas, como Iberdrola, pidieron cambiar este sistema por sociedades anónimas para evitar el bloqueo Fenosa (que comparte, en minoría, tres centrales con aquélla). Sin embargo, otras fuentes empresariales lo niegan, pues el hecho de que se conviertan en sociedades anónimas otorga más transparencia a la contabilidad y la gestión ante el Gobierno.

Además de Gas Natural-Fenosa e Iberdrola, en Trillo participa también Hidrocantábrico con un 15%. La eléctrica asturiana no tiene intención de desprenderse de este paquete, pero le interesa que se mantenga el régimen de comunidad de bienes para anotarse los resultados de esta participación. De hecho, fuentes próximas a la empresa recuerdan que la directiva sobre seguridad nuclear no exige la disolución de estas comunidades. Si, por el contrario, se transformara en sociedad anónima, no podría anotárselos (las normas de contabilidad sólo lo permiten si el accionista tiene más del 20%) salvo que haga un frente con Gas Natural (pues también se los puede anotar si demuestra que tienen poder de decisión), que les otorgaría el 50%.

Por su parte, Iberdrola podría sumar a su 48% el 2% que tiene Nuclenor (sociedad que comparte con Endesa). En ese caso, se crearían dos bloques de accionistas al 50%, que establecerían probablemente un nuevo sistema de toma de decisiones por unanimidad.

En todo caso, algunos accionistas confían en alcanzar un acuerdo.